Archivo del blog

lunes, 28 de diciembre de 2009

Mandalas y Flores de Bach



FLORES DE BACH EXPRESADAS EN MANDALAS?
“Las flores de Bach expresadas en mandalas” se basan en conocimiento e intuición. Está dirigido a los floroterapeutas y a cuantos tienen por misión diaria la educación de niños, la formación y guía de personas, la relación de parejas, la responsabilidad sea cual sea su profesión y a toda persona interesada en el conocimiento profundo de la vida y de la personalidad del ser humano.

No ha sido la intención, a pesar de que se puedan mencionar enfermedades en los síntomas emocionales y físicos, de dar la imagen de sustituir a la medicina con mandalas y su orientación. Simplemente es una medida de apoyo con una dinámica constructiva, necesaria en cualquier estado anímico, sea de enfermedad, desorientación, inseguridad, etc.

Los mandalas inspirados en el método del Dr. Bach. han sido creados para que actúen de “imanes” para reacciones internas contradictorias de: emociones, sentimientos, intereses, pasiones y razones, para poder vivir intensamente.

BENEFICIOS DE PINTAR MANDALAS DE FLORES DE BACH

· Comienzo de un trabajo de meditación activa.

.  Contacto con tu esencia.

· Te expresarás mejor con el mundo exterior.

· Mejora la memoria.

· Desarrolla la paciencia.

· Despierta los sentidos y se expresan los sentimientos.

· Capacidad de ver lo que está a tu alrededor de forma real.

· Aprender a resolver los límites, aceptando los que sean inevitables y configurando libremente el espacio intermedio.

· Potencia la intuición.

· Te aceptarás y te respetarás más.

· Centrarse y concentrarse, con simultánea relajación.

· Rehabilita la propia imagen.

· Despierta la creatividad.

· Es la herramienta anti- dispersión.

· Reducción del estrés.

· Desbloquea suavemente experiencias dolorosas.

· Mejora los estados emocionales.

· Desarrolla una personalidad más natural.

¿A QUIEN SE RECOMIENDA Y PORQUÉ?

Personas adultas

· Que experimenten sensación de soledad.

· Que transitan periodos de cambio.

· Que tienen permanente sensación de mal humor.

· Muy nerviosas y con dificultad de concentración.

· Con falta de autoestima.

· Que se sienten débiles o tristes.

· A quienes están convalecientes de enfermedades.

· Para aliviar problemas digestivos y circulatorios.

· Para el pre y post operatorio.

Y también para niños y niñas que:
  •  padezcan de trastornos de motricidad.
  •  Que no puedan fortalecer su personalidad.
  •  Que sean nerviosos o no puedan concentrarse.
  •  Muy pasivos y apáticos.
Y a todos aquellos que por el simple hecho de ser humanos vivan la experiencia de centrarse.

¿QUÉ ES UN MANDALA?

· es una palabra originaria del Sánscrito, el idioma clásico de la India. Significa simplemente “círculo” y este es el significado que debería permanecer en nuestra memoria.
· La palabra “MANDALA” proviene de una cultura lejana a la nuestra. Pero el término a que se refiere está presente en todas las religiones y culturas como círculo, rueda, corona, rotación, corro, etc.
· Los “MANDALAS” son muy importantes en el budismo ya que sirven de instrumento para la meditación religiosa. Los más conocidos son los de los monjes tibetanos: son figuras gigantes hechas de arena de colores en el suelo de los monasterios cuya creación se prolonga durante semanas. Cuando el Mandala está terminado, los monjes lo destruyen, puesto que lo importante no es la obra de arte terminada, sino el proceso de su creación. El trabajo de hacerlo es la meta.
· El psicoanalista Carl Gustav Jung, fue quien extendió el conocimiento del término “MANDALA”. Él mismo experimentó y comprendió con claridad cada vez mayor que el Mandala es el centro, es la expresión de toda vida, es la vía de la individuación. Y demostró cómo los Mandalas actúan de “imanes para reacciones internas contradictorias de nuestras emociones”.
· La definición matemática del círculo es sencilla: es la suma de todos los puntos que están a la misma distancia de un punto medio. El círculo se define a través de su punto medio; vive de él pero no es necesario que este punto medio sea visible. Toda forma circular, todo plato, toda moneda tiene marcado un punto medio que es visible en muy pocos casos. Y sin embargo lo intuimos, nos lo imaginamos y se muestra visible al ojo emocional.
· Nuestro mundo se encuentra en un círculo, está definido por su distancia del origen. Nuestra vida adquiere su forma interna a través del punto medio, alrededor del cual se mueve.
· Un círculo es dinámico. “La suma de todos los puntos” solamente es imaginable en movimiento, al igual que una redonda se mueve sobre el papel o como un rayo de luz de un faro que ilumina el mar desde tierra. El impulso vital del círculo sólo es posible a través de la estabilidad de su punto medio. Se necesitan mutuamente: el punto y el círculo, la tensión y la distensión, el día y la noche, el uno y el todo, la semilla y la fruta, etc.
· El círculo es el espejo donde se refleja lo universal. Es el símbolo más profundo del secreto de la vida que se mueve continuamente entre extremos, por una parte, perderse uno mismo en el razonamiento, el materialismo y la forma. Y de la otra, la necesidad del sentir profundo del ser, como individuos dependientes de la naturaleza.
· Cuando buscamos nuestro centro de gravedad vital verdadero, buscamos nuestro propio centro. Siempre está presente, no se puede perder, ni separar, está unido a lo divino, pero también está oculto, olvidado o a veces es erróneo.

· “PINTAR UN MANDALA” es mucho más que llenar una hoja de papel con colores vivos. Es un ritual, una danza alrededor del centro con la ayuda de los colores que dejan huella. Quien pinta inicia el camino; sigue cada una de las líneas del dibujo, se sumerge, se abandona a los límites de la imaginación que sólo el o ella encuentran. Seguir la línea del artista tiene una magia propia, una línea creada de igual manera muchos siglos antes.




· La persona que pinta cambia caminos prediseñados de forma aparente. Los crea de nuevo, elige los colores, de forma sistemática o espontánea, los colores de sus pasiones, emociones, sentimientos, intereses o la luz viva de su inspiración.



· No necesita ni requiere perfección, las propias exigencias de perfección son sin duda una experiencia al colorear Mandalas. Incluso un Mandala coloreado en parte, (no terminado) es válido, a veces incluso brilla especialmente a causa de la parte blanca no coloreada en él y tiene más profundidad y conocimiento de nosotros mismos y nuestras virtudes.

La calma ayuda a encontrar el camino hacia el interior. La calma es necesaria para pintar Mandalas y es muy apropiada para esta actividad, esta es la experiencia maravillosa que relatan maestras y maestros; cuando los niños colorean Mandalas, se van calmando y concentrando en la imagen.

Autor: Beatriz López Castro (Barcelona)




2 comentarios:

Mercedes González dijo...

Vengo del blog de Pilar y me ha encantado lo que he leído.

He pintado mandalas en algunas ocasiones. Me ha gustado que mis alumnos los pintasen a principio de curso y siempre ha sido una experiencia muy gratificante para todos, e incluso para el aula, que ha quedado decorada.

Felicidades por el blog.

Besos circulares

Graciela dijo...

Hola Mercedes!, bienvenida...los mandalas son fantásticos, el alma aflora increíblemente y también la sanación. Imagino que el aula debe haber quedado muy luminosa :)
Gracias por tus palabras y tu paso por acá...
Te dejo un Abrazo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails