jueves, 24 de julio de 2014

VIBRACIONES

 
 
 
CÓMO ELEVAR LAS VIBRACIONES
¿Que es la Vibración?

La vibración es el movimiento interno que tiene cada ser o cuerpo. Todos los cuerpos vibran, desde el corpúsculo y la célula, hasta los astros y los universos todo se encuentra en una vibración constante. La vibración de todo cuerpo puede ser captada, y en especial la humana, la de las plantas, piedras y animales, por el aura.

El aura es un campo electromagnético que rodea a cada ser, está compuesto por numerosas líneas de fuerza, crece y decrece, emite y recibe ondas como todo lo que existe, su sustancia es de la misma naturaleza de la Luz, es decir, que es a la vez corpuscular y ondulatoria. Su volumen es variable, así como también lo es su color. La menor frecuencia vibratoria puede representarse con el color negro y la mayor frecuencia vibratoria por el color blanco, que representa la máxima pureza, el estado del espíritu puro.

Este término, “vibración”, que hoy en día se escucha tanto, ya era conocido por las culturas antiguas como la de Egipto y la de Grecia, de dónde se dio a conocer por medio del gran sabio y maestro Hermes Trismegistus, en sus enseñanzas del Kybalion, que tratan sobre los principios o leyes que rigen en el Universo. El tercero de estos principios es el principio de Vibración, que dice "Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra". Este principio explica las diferencias entre las diversas manifestaciones de la materia, de las fuerzas, de la mente y aun del mismo espíritu, las que no son otra cosa que el resultado de los varios estados vibratorios, desde el Todo, que es puro espíritu, hasta la más grosera forma de materia, todo está en vibración. También nos dice que toda manifestación, emoción, razón, voluntad o deseo, cualquier estado o condición mental, está compuesto por vibraciones, una porción de las cuales son arrojadas y tienden a afectar a las mentes de otras personas por “inducción”. Todo pensamiento, emoción o estado mental tiene su grado y modo de vibración correspondiente.

E
l ser humano se está transformando, está cambiando tanto física como internamente, en sus pensamientos y sentimientos. Esto quiere decir que estamos en una época donde estamos elevando la vibración, lo que implica que estamos pasando de tener una consciencia tridimensional de captación de la forma a una consciencia que penetra en la cuarta dimensión.
Estamos despertando una conciencia universal, y es imprescindible que realicemos una preparación tanto física como espiritual, de manera que podamos elevar todo lo posible la frecuencia vibratoria.

Esta preparación es fundamental para ayudar al despertar del ser humano a esa conciencia universal y para adecuarnos a los cambios que se están sucediendo, que son inevitables e imparables, y que en sí no son ni malos ni buenos, sino que sólo
forman parte de la evolución del ser humano y del planeta.

Existen diferentes pasos a seguir para elevar la propia frecuencia vibratoria actual a una mayor. Estos pasos se encuentran explicados en diferentes apartados de este sitio Web. Es necesario que la persona espiritual desarrolle estos puntos que a continuación vamos a enumerar, de manera que vaya subiendo progresivamente su vibración y, a la par, la vibración de toda la humanidad.
Pero sólo se sube la propia vibración practicando estos pasos con juicio y con constancia, no se pueden esperar cambios de hoy para mañana. También, como en todo lo que uno emprende, hay que tener cuidado de no caer en excesos ni fanatismos, practicarlos muy suavemente, de manera progresiva, y cuando se sientan cambios, investigarlos, y si son positivos ampliarlos.
En todos los pasos debe haber el conocimiento adecuado de las leyes de la Naturaleza. Este es el conocimiento de las leyes que rigen la vida y, desde luego, es el conocimiento de uno mismo –pues uno mismo es vida y forma parte de la vida. Respetar las leyes de la naturaleza significa siempre trabajar por producir y mantener una higiene escrupulosa en todos los niveles del ser, a nivel físico, mental y espiritual.
Nunca está de más que, además de investigar, recopilar y estudiar la información, consultemos a personas que puedan saber más que nosotros mismos sobre los temas que nos ocupan.

Cómo elevar la vibración.
Para elevar el nivel de vibración hay que ser, en la vida cotidiana, consciente y se tiene que obrar adecuadamente. Hay que vivir en el eterno presente, aquí y ahora con atención, sin juzgar; vivir en un estado de profunda y plena Oración/Meditación y obrar apropiadamente. Esto significa pensar y sentir apropiadamente sobre los hechos y situaciones que vivimos, y obrar con ecuanimidad, sin dejarse llevar por imaginaciones o emociones.

Además, la persona espiritual tiene en cuenta los
siguientes puntos para elevar la vibración.

A. Realizar prácticas y ejercicios de Oración y de Meditación.
B. Estudiar y reflexionar con toda la mente y con todo el corazón sobre el conocimiento espiritual

C. Alimentarse de una manera natural, sana y equilibrada. El alimento que proporciona una mayor y más amplia vibración es el que tiene un origen vegetal y no está procesado industrialmente.

D. Practicar un ejercitamiento físico apropiado. Aquí se incluyen el correcto respirar y también el descanso, la relajación y el sueño profundo y revitalizador.

E. Llevar a la práctica una escrupulosa higiene del propio cuerpo físico. Este punto incluye al ayuno y a todas las prácticas que tienen como objetivo la limpieza del cuerpo físico, tanto en su aspecto en su interior como en su exterior.

F. Manejar apropiadamente la energía sexual (practicando la alquimia sexual, ternura y amor)

G. Realizar Mantras.

Texto extraído de "La Página de la Vida".

miércoles, 23 de julio de 2014

¿Adónde quieres estar?

 
 
 
ESTAMOS A OSCURAS
Si pasa el tiempo y no logramos cambiar y mejorar seguimos estando a oscuras. Si no somos capaces de perdonar, de dejar nuestros resentimientos de lado, para poder vivir de una manera mejor seguimos estando a oscuras. Si nuestro interior está contaminado de odios y rencores seguimos estando a oscuras. Si damos paso a la envidia, a los celos, a la soberbia, al desamor; seguimos estando a oscuras.Todos en algún momento de nuestras vidas pasamos por momentos difíciles. Esos momentos que muchas veces nos resultan inexplicables, en los cuales nuestra fortaleza se pone a prueba de una manera brutal, situaciones que nos sacuden, nos movilizan, nos hacen temblar no son momentos para no tener en cuenta.Al contrario en cada uno de esos escalones en los que tropezamos, está alojada la enseñanza de algo que debemos tomar y aprender para ser mejores cada día. Paso a paso, subiendo escalón por escalón y algunas veces descendiendo o deteniéndonos vamos transitando por la escalera de la vida.Si queremos llegar a la luz debemos empezar a aprender tomando de cada escalón que nos detiene el mensaje que encierra. Luego al continuar subiendo y para hacerlo más livianos tenemos también que aprender a dejar en cada peldaño nuestros resentimientos, odios, envidias, y todo aquello que nos hace ver al otro como un ser no digno de nuestro amor.Proyecta en el otro todo lo bueno que hay en ti, tócalo con tu luz. No dejes lugares en ti que sigan oscuros. Destierra el odio, y bendice todo a tu paso. El universo es generoso y si proyectas luz vivirás siempre iluminado y tus sueños, como tus deseos también lo estarán.No mires al otro como a un enemigo, como tu adversario, es tu hermano y si ves que él vive a oscuras ayúdalo a encontrar la luz. 
Graciela De Filippis

domingo, 6 de julio de 2014

Saca Todo



Sácalo. Prosigue. Sácalo todo. Una vez que iniciamos la recuperación, podemos sentir que no está bien quejarnos y lamentarnos. Podemos decirnos a nosotros mismos que si realmente estuviéramos trabajando un buen programa, no tendríamos necesidad de quejarnos.
¿Qué significa eso? ¿Qué no tengamos sentimientos? ¿Qué no nos sintamos abrumados? ¿Qué no necesitamos echar fuera el vapor o trabajar en partes de la vida que no son tan agradables, no son tan perfectas o no son tan bonitas?

Podemos permitirnos dejar salir nuestros sentimientos, correr riesgos y ser vulnerables con los demás. No tenemos que guardar la compostura todo el tiempo. Eso suena más a codependencia que a recuperación.

Sacarlo todo no significa que necesitemos ser víctimas. No significa que necesitemos gozar de nuestra aflicción, encontrando un estatus en nuestro martirio. No significa que no vayamos a fijar límites. No significa que no vayamos a cuidar de nosotros mismos.

A veces, echarlo todo fuera es una parte esencial de cuidar de nosotros mismos. Llegamos a un punto de sometimiento para que podamos seguir adelante.

La autorrevelacion no significa únicamente que reportemos con tranquilidad nuestros sentimientos. Significa que ocasionalmente tomemos el riesgo de compartir nuestro lado humano, el lado donde están los miedos, la tristeza, el dolor, la rabia, la ira racional, el hastió o la falta de fe.

Podemos permitirnos mostrar nuestra humanidad. En el proceso, le damos permiso a los demás de ser humanos también. La gente "que esta junta" tiene sus momentos de no-tanta-unión. A veces, desmoronandonos, sacándolo todo, es como nos volvemos a unir.
"Hoy dejare que salga todo si necesito un alivio".
 
(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

lunes, 23 de junio de 2014

Analfabetismo Emocional y Anestesia Emocional

 
  
 
Desensibilización y Analfabetismo Emocional
 
Por diferentes medios me ha llegado un "querer saber  más" sobre el analfabetismo emocional y cómo diferentes personas van registrando su recorte de experiencia emocional por un lado, y el despertar de nuevas emociones, por otro. Es un invaluable camino que lo comparo a la experiencia de que por fin te ponen los lentes indicados para tus ojos y miras a través de esos nuevos cristales, percibiendo las formas y colores de cuanto te rodea, con mayor nitidez y colorido.

Y valga la aclaración, éste aumento de percepción no va dirigido solamente a lo bonito, hermoso, agradable, sino a TODO. Las emociones son cual arcoiris en su abanico cromático, y recordemos que aún las que no nos "gustan" por ser incómodas y/o desagradables en su tránsito, todas y cada una de ellas nos son útiles, poseen su función y, si me permiten decirlo, nos humanizan: nos podemos conectar más con los otros y con nosotros mismos, comprender, aumento de empatía, compasión, etc.

Para lograr ir saliendo del analfabetismo emocional, ir puliendo el mismo e ir ampliando nuestro abecedario en las emociones, tenemos que tener en cuenta en algún momento del camino si estamos anestesiados a alguna emoción. La anestesia emocional está íntimamente vinculada al analfabetismo emocional, mas no son lo mismo.

Les recuerdo lo que significa la última: El analfabetismo emocional no significa que la persona no sienta las emociones, sino que no puede nombrarlas; no posee un registro que unifique lo que siente con la conciencia, y por ende con la expresión verbal; aparece un escaso darse cuenta de qué es lo que siente. Esto conlleva también a una pobre expresividad emocional, lo cual incide en los vínculos. Además, su registro emocional puede ser muy recortado, nombrando varias emociones, de muy diferente cualidad, con el mismo nombre (ej: conmoverse / estar triste; celos / envidia).

En la anestesia emocional, la persona no siente la emoción; en Gestalt lo denominamos Desensibilización. No hay un sentir concreto, de ahí que utilizo el término anestesia, pues nos ofrece con claridad lo que acontece. A la persona le "pasan cosas adentro", existe una emoción específica generada por una situación externa o interna (pensamientos, imágenes, por ejemplo), pero si alguien le pregunta qué siente en ese instante, la respuesta es NADA, no siente nada.

Al igual que una zona anestesiada del cuerpo donde sí pasa algo, mas no sentimos nada por efecto de la misma, así puede ocurrir con las emociones. Una persona puede dejar de sentir enojo, para preservar cierto vínculo por ejemplo; le pasan situaciones claras generadoras de enojo (incluso las detecta con facilidad en otros) mas su sentir es NADA. Otro ejemplo es una persona que ante los halagos o reconocimiento de algún tipo, puede entender que le pasa algo agradable, mas no siente NADA.

No solamente podemos tener anestesiada una emoción como el enojo o el miedo, sino también la alegría o la afectividad. ¡Cuánto nos perdemos! No registramos una cantidad de herramientas disponibles que poseemos a causa de esta anestesia.

Desde Gestalt, la paulatina sensibilización es la "receta" .  Para empezar podemos ir viéndonos en qué situaciones mentalmente podemos darnos cuenta que son importantes (la importancia es totalmente subjetiva, para cada persona), mas si nos consultamos adentro un minuto, nos encontramos con que no sentimos nada.
El siguiente paso es estar atento/a a una y otra situación similar adonde registraste tu "nada" y permanecer en contacto interno, respira y permanece, para ir abriendo tu registro de sensaciones (corporales): ¿qué te pasa en ese momento?; poco a poco irás afinando tu sentir y añadiendo más datos sensibles. La "nada" ya deja de existir, la anestesia va desapareciendo gradualmente.

Aida Bello Canto

martes, 17 de junio de 2014

Alcance de la Meditación

 
 
EL ALCANCE DE LA MEDITACIÓN
 
Aunque el propósito firme de transformación y mejoramiento es importante, no basta; aunque el anhelo de cambio interior y acre­centamiento de la conciencia es un primer paso, no es suficiente. Es necesario un ejercitamiento, un método, lo que los maestros in­dios llaman un sadhana o entrenamiento interior. Es necesario po­ner unas condiciones para la mutación de la mente, generar unas actitudes que hagan posible el cambio interior, adiestrar un com­portamiento mental diferente y que posibilite una perceptividad distinta. Ese ejercitamiento es la meditación, que apunta de modo directo al órgano psicomental y que comporta una especialísima gimnasia para ir desarrollando y subyugando las potencias de la mente, esclareciendo su contenido, purificando su discernimiento y haciendo posible una visión liberadora.
La meditación tiene una antigüedad de seis mil años y es básica­mente una técnica de interiorización para abrir la mente a otras rea­lidades y recuperar la armonía interior. El alcance de la meditación es extraordinario. No sólo afecta positiva y saludablemente a la mente, sino también a las energías, al cuerpo y al comportamiento. Ha sido utilizada por todos los sistemas de autorrealización como la práctica más fiable y segura, capaz de producir profundas modificaciones en la psiquis. Está al alcance de cualquier persona y, des­de luego, es el método de preferencia para recobrar la mente sana. La meditación ejercitada seria y asiduamente hace posible:
— La modificación de la actitud mental.
— La supresión de las modificaciones mentales y el acercamien­to al ángulo de quietud.
— La captación de otras realidades.
— El cultivo armónico y gradual de la atención.
— La purificación del contenido mental.
— El alertamiento de la perceptividad.
— El establecimiento en la firme ecuanimidad.
— La sincronización del cuerpo y de la mente y el equilibrio psicosomático.
— El debilitamiento del ego.
— El desencadenamiento de la visión pura.
— El acoplamiento con la realidad momentánea.
— El libre flujo de energías.
— La relajación profunda del cuerpo, su bienestar y armonía.
 
La modificación de la actitud mental
La meditación nos enfrenta y confronta con nosotros mismos. Na­die puede meditar por otro. Aunque meditemos en grupo, es nues­tra meditación y estamos con nuestro cuerpo y nuestra mente. Te­nemos que aprender a manejarnos con los pensamientos neuróticos, las emociones y estados de ánimo que se manifiestan, nuestras dis­tracciones y los obstáculos diversos que se van presentando a lo lar­go de la sesión de meditación. Es un trabajo muy personal. Se aprende a meditar, meditando. Muktananda decía: «La meditación te enseña a meditar». Es como una carga de dinamita en profundidad. Impone unas actitudes que van modificando las actitudes mentales habituales. Se trabaja a la luz de la conciencia, de la ecuanimidad, de la captación del momento. La habitual actitud de la mente se caracteriza por la compulsividad, el rebote entre la avidez y la el descontrol de las ideas, el caos y la superficialidad. Todo ello debe ir modificándose mediante una seria práctica meditacional, donde deben estar presentes:
— La perseverancia.
— La atención pura.
— La ecuanimidad.
— La perceptividad plena.
— El esfuerzo.
No se cede a las tensiones, caprichos, divagaciones y acrobacias de la mente. Se va persuadiendo a la mente para que sea más aten­ta, más ecuánime, más dócil, mejor aliada, más perceptiva, más pura, más armónica y equilibrada. La meditación es una vía de transformación interior. Debe modificarse toda actitud mental me­cánica y perjudicial.
El cambio de actitud mental durante la práctica meditacional dejará sus frutos para la vida cotidiana. Esa modificación es como una fragancia que luego permanecerá en la vida diaria, donde nos será más fácil mantener una mente perceptiva, menos reactiva y más ecuánime, estable y sana.
 
Extracto del libro: "Recobrar la mente" de Ramiro Calle

miércoles, 11 de junio de 2014

CREENCIAS

 
 
Cómo se vuelven físicas las creencias
En cualquier momento dado, nuestro estado de salud refleja la suma total de nuestras creencias desde que nacimos. Toda nuestra sociedad funciona movida por muchas creencias compartidas y a veces dañinas. (Una que oigo con regularidad en mi consulta es: «Bueno, ahora que tengo treinta años [o cuarenta o cincuenta], supongo que es normal que tenga dolores y achaques».) Todos los seres vivos reaccionan físicamente al modo en que «piensan» que es la realidad. El doctor Deepak Chopra, una autoridad en el téma de la conciencia y la medicina, pone el ejemplo de unas moscas colocadas dentro de un frasco con la tapa puesta. Una vez que se quita la tapa, sólo salen del frasco unas pocas valientes pioneras. El resto de las moscas han asumido en su «cuerpomente» que están atrapadas. En los acuarios se ha comprobado que si dos bancos de peces se separan por una división de vidrio durante un cierto tiempo, cuando se quita esa división, los peces no invaden el recinto vecino.
De modo, pues, que podemos estar seguras de que los acontecimientos de nuestra infancia disponen el escenario para nuestras creencias acerca de nosotras mismas y, por lo tanto, de nuestras experiencias, entre ellas nuestra salud. Para que una mujer cambie o mejore su realidad y su estado de salud, primero tiene que cambiar sus creencias sobre lo que es posible.
Que tenemos los recursos para superar nuestros hábitos destructivos e inconscientes es una verdad que veo demostrada cada día en el ejercicio de mi profesión. Este poder también ha sido documentado científicamente en un estudio de los efectos de las creencias sobre el proceso de envejecimiento. La doctora Ellen Langer realizó un estudio de cinco días en un centro de retiro con un grupo de voluntarios mayores de 70 años. Todos tuvieron que aceptar que vivirían en el presente como si fuera el año 1959. La doctora les dijo: «No os pedimos que "actuéis" como si estuvierais en 1959, sino simplemente que os limitéis a ser como erais en 1959». Tuvieron que vestirse como se vestían entonces, ver programas de televisión de 1959, leer periódicos y revistas de ese año y hablar como si realmente estuvieran en 1959. También llevaron fotografías de sí mismos de ese año y las colocaron en las salas del centro. La doctora Langer procedió entonces a medir muchos de los parámetros que suelen deteriorarse con la edad (y que  no tienen por qué deteriorarse), tales como la fuerza física, la percepción, la cognición y los sentidos del gusto y el oído. Los parámetros reflejaban «marcadores biológicos» que suelen citar los expertos en geriatría. Durante ese período de cinco días, realmente mejoraron muchos de los parámetros seleccionados. Una serie de fotografías que se les hicieron mostraron también que los hombres representaban unos cinco años menos. Les mejoró la memoria y la audición. Cuando cambiaron su actitud respecto al envejecimiento, también sus cuerpos cambiaron. La doctora Langer escribe: «Los ciclos regulares e "irreversibles" del envejecimiento que vemos en las últimas fases de la vida humana podrían ser el producto de ciertas suposiciones sobre cómo se envejece. Si no nos sintiéramos obligados a adoptar esas actitudes limitadoras, tal vez podríamos tener una mayor oportunidad de reemplazar esos años de deterioro por años de crecimiento y propósito»
Si tenemos el poder de invertir los efectos del envejecimiento, ¿qué podríamos lograr con la salud? Es imposible sobrevalorar la esperanza que suscitan estos resultados. Sugieren que si podemos salimos de nuestros patrones culturales colectivos, la vida nos ofrecerá posibilidades que nunca hubiéramos imaginado. Pero para llegar allí, primero hemos de reconocer las líneas horizontales o verticales con las que muchos seguimos chocando. Una vez que «veamos» lo que ha estado allí siempre, podremos crear rutas alternativas ...

Extracto de "Cuerpo de mujer Sabiduria de mujer" de la Dra. Christiane Northrup

lunes, 2 de junio de 2014

El Sintoma...



YO SOY TU SÍNTOMA

 Tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, gripe, dolor de garganta, insuficiencia renal,diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue. Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti. Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles. Y no, eso sería un completo disparate. Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas.
A ver, dime algo, ¿tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de "paz" impreso en la espalda? ¿No verdad?.
Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser "sutil" y "suavecito" cuando debo darte el mensaje. Me golpeas, me odias, con todo el mundo te quejas de mi, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.
Sólo te escucho decirme: "Cállate", "vete", "te odio", "maldita la hora en que apareciste", y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.
¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas días con día, taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma "mágica" yo me vaya de tu cuerpo.
Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.
Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme...
¿Vas comprendiendo??
Para ti, yo el síntoma, soy "La Enfermedad". Qué cosa más absurda. No confundas las cosas.
Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas. Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme.
Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma.
¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?
La enfermedad, "eres tú", "es tu estilo de vida", "son tus emociones contenidas", eso sí es la enfermedad. Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades. Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma. Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.
Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto sí. Esto debe ser algo como un "golpazo a tu inteligencia". Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo. De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes. La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más. Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.
Cuando yo, "el síntoma", aparezco en tu vida, no es para saludarte, no. Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta para no enfermarte. Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: "por qué apareció este síntoma en mi vida", "qué querrá decirme"?.¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?, ¿Qué debo cambiar en mí para ya no necesitar de este síntoma?. Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás. Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones. Por favor, cuando yo aparezca en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo. Y entre más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.
Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir. Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como "analizador" de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.
Por favor, déjame sin trabajo.
¿O piensas de verdad que yo disfruto lo que hago?
Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita.
Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia  como si yo fuera un trofeo.
Estoy harto de que digas:
"Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético".
"Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar".
"Siempre yo con mi migrañas".
Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.
Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada vez que me presumes, realmente estás diciendo: "Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, mírenme, mírenme!". Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa.
Entre más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!

El síntoma.
De Seferino Alvarez Ramos

jueves, 15 de mayo de 2014

El Proceso de la Presencia

LA EVOLUCIÓN HUMANA QUE SE ESTÁ DANDO EN ESTE MOMENTO NO ES EL “FINAL DE LOS TIEMPOS” – ES LA INVITACIÓN A TERMINAR CON UNA VIDA BASADA EN El PARADIGMA DEL TIEMPO” CON EL FIN DE QUE PODAMOS LOGRAR LA PAZ.

Nuestra tarea no es “hacer paz en la tierra”. Esta intención nace de una ilusión perceptiva. Nuestra tarea evolucionaria es alcanzar la capacidad de vivir la paz que ya nos ha sido dada”, mientras estamos aquí. Cuando desarrollamos la capacidad de auténticamente vivir la paz – irradiamos esta resonancia a través de toda nuestra experiencia. La auténtica paz se siente. Únicamente estamos en paz cuando verdaderamente nos sentimos en paz. La paz sólo se logra a través de un despertar responsable, y por lo tanto un entrar plenamente, a la resonancia-percibida de este momento que se desenvuelve.
Si no somos capaces de percibir la paz que nos ha sido dada, se debe a la distorsión que nuestro miedo, enojo y dolor provocan en nuestra resonancia-percibida. Solamente integrando conscientemente nuestra huella de miedo, enojo y dolor podremos volver a despertar nuestra resonancia-percibida y abrirnos a la natural y pacífica resonancia del corazón.
 
"Son nuestras emociones profundamente reprimidas las que nos distraen inconscientemente del instante presente de nuestra experiencia vital, y que los estados mentales que provoca esta distracción traen consigo las manifestaciones físicas de desequilibrio que constituyen los síntomas de las enfermedades."


"El Proceso de la Presencia es una invitación a activar conscientemente el poder de la presencia divina."

"No hay lugar a donde ir ni nada que hacer, pero si hay todo que ser"

"Un ser que esté presente no puede causar daño intencionadamente a otras formas de vida, dado que la naturaleza de íntima conexión de la conciencia del instante presente le permite a uno sentir las consecuencias de su propio comportamiento"

"...existe un cordón umbilical que nos conecta con el paradigma del instante presente: nuestra respiración. La respiración es un cordón umbilical porque no existe respiración en el pasado, y no existe respiración en el futuro."

"...nuestro aspecto, nuestro comportamiento y nuestras circunstancias externas, tal como son justo en este momento, son los efectos acumulados de los problemas no resueltos de nuestro cuerpo emocional."

"El Proceso de la Presencia intenta recordarnos que la alegría está en todas partes, que la abundancia está en todas partes y que la salud está en todas partes.Y, debido a esto, la alegría es abundancia, la abundancia es salud y la salud es alegría. Si nos abrazamos de verdad a una de estas cualidades en nuestra experiencia vital, las abrazaremos automáticamente todas."

"Nos saltamos mentalmente el eterno instante presente en todo lo que hacemos. Ignoramos el flujo de la vida."

"Estar a disposición de los demás y ser verdaderamente útil es la responsabilidad de aquellos que optan por caminar despiertos entre los que siguen atados inconscientemente al sueño del tiempo."

"La vida en un cuerpo físico es una oportunidad para nuestra alma, para que alcance plena conciencia (o lo que podríamos calificar como de ciento por ciento de conciencia del instante presente) mientras nos encontramos en este mundo."

"Todas las personas con las que nos encontramos ,sin excepción, con independencia de como pueda parecernos su comportamiento en la superficie, está buscando la experiencia del amor incondicional."

"Que dar es recibir. Que no estamos separados de nadie ni de nada de cuanto nos rodea. Que cuando damos incondicionalmente,disponemos de una cantidad ilimitada de lo opuesto a nuestra definición inconsciente del amor para darle al mundo."

"La constatación a la que debemos despertar lo más pronto posible es: No hay nada que conseguir en este mundo "

"Cuando entramos en la conciencia del instante presente, nos damos cuenta de que nada comienza ni termina en realidad, sino que todo continua por siempre jamás .También vemos con más claridad que nada se detiene nunca, que todo se transforma siempre en alguna otra cosa. La conciencia del instante presente nos permite sintonizar con la esencia eterna de nuestro ser, que existe más allá de cuanto podamos hacer o no .En consecuencia, aminoramos la marcha metafóricamente y nos dedicamos a oler las rosas. No hay prisa porque, en realidad, no vamos a ninguna parte (aqui y ahora)."


"Cuando despertemos,
salgamos suavemente de la cama,
salgamos de puntillas y en silencio de la oscura habitación
y sumerjámonos en la luz de la mañana.
Vamos a jugar aquí.
No zarandeemos a los demás en sus lechos,
pues están durmiendo porque todavía necesitan descansar.
Cuando despierten y oigan nuestros juegos,
sin duda vendrán y se unirán a nosotros."
"El tiempo es ese lugar donde nada es justo ......Ahora."

"Si tomamos a alguien en brazos y lo llevamos un trecho, cuando llegue el momento de dejarlo en el suelo, sus pies se posarán exactamente en el mismo lugar en el cual lo tomamos en brazos"


Michael Brown

domingo, 6 de abril de 2014

El paso que debemos dar...

 
Espiritualidad versus Sentimentalismo

 
Como en todas las etapas de nuestro crecimiento de la Conciencia, existen formas de ponernos a prueba y de experiencias que nos hacen crecer rápidamente o,  al contrario, desencadenan en nuestras vidas acontecimientos que no podemos resolver tan fácilmente y arrastraremos un tiempo más prolongado. Sean años o encarnaciones.

 
Una de las cosas que notamos con bastante curiosidad es la tendencia en muchísimas personas, en interpretar la espiritualidad como sentimentalismo.
Los Maestros han comentado, cada vez que se refirieron a este tema, que la espiritualidad se manifiesta en las personas de mil maneras, pero que pasadas ciertas etapas “preparatorias” o “básicas” esas personas deberían ir dejando de lado de manera gradual esa clase de sentimentalismos.
Dicen que el AMOR EN ACCIÓN es otra cosa.

Estamos refiriéndonos a personas que por su nivel de aprendizaje, YA DEBERÍAN ESTAR PISANDO OTROS TRAMOS DEL SENDERO, pero siguen aferrados a un sentimentalismo inocuo, repitiendo enseñanzas que deberían haber trascendido tiempo atrás.
No se animan a dar el paso siguiente, sea cual fuera, para su evolución personal. Falta alguna medida de valentía. Suelen quedarse en la seguridad de lo conocido.

Dice un Maestro que “ser bueno” o “tener buenas intenciones” las tiene cualquier devoto de cualquiera de las religiones que existen hoy en el mundo.

SE LE PIDE AL ESTUDIANTE ESPIRITUAL SER MÁS VALIENTE.
El tema aquí, es entender si las personas  a las que nos referimos están dispuestas a dar el paso siguiente o van a repetir como mantrams inocuos las consabidas verdades propaladas desde todas las tribunas modernas, Facebook incluído.
Lo trillado, trillado está. Se dice en el campo.
Para qué volver una y otra vez a repetir la etapa del “soy bueno” o “deseo que me amen porque soy espiritual”.
SE NECESITAN SERVIDORES NO SÓLO ENTUSIASTAS, SINO TAMBIÉN DECIDIDOS A ELEVAR LA ESPIRITUALIDAD A UN PUNTO MÁS ALTO DE MANIFESTACIÓN.
El Maestro Tibetano dice que un estudiante podría basar su vida espiritual en tres puntos: ESTUDIO – MEDITACIÓN – SERVICIO.
Lo que estamos tratando aquí es el primer punto: ESTUDIO.
Cuando concurríamos a la escuela….¿ nos hacían ir varios años al mismo grado ?
¿ O una vez terminada la etapa de aprendizaje no nos colocaban en la etapa o grado siguiente ? Sólo repetían el año los niños o jóvenes que por alguna razón, debían REPETIR  las instrucciones que no habían podido asimilar.
Pues, con la evolución espiritual es lo mismo !!!!!

 
¿ A qué niño o joven le gusta quedarse estancado en lecciones que ya comprendió ?
Exactamente eso, es lo que están haciendo muchísimas personas con su evolución personal.
Están repitiendo las lecciones ya comprendidas Y SU ESTADO DE CONCIENCIA, ES MÁS ALTO QUE ESO. Aunque sinceramente no se han dado cuenta, en muchos casos.
Es decir, están preparadas para dar un salto hacia arriba, pero no lo hacen.
Debemos tener en cuenta que hay cosas que ya las sabemos. Ser bueno – Tener buenas intenciones – Amar a todos - etcétera,
son conceptos que ya deberían estar asimilados y estar bajo el umbral de nuestra conciencia.
SON VERDADES, PERO LAS VERDADES SIRVEN Y TIENEN UN PROPÓSITO PASAJERO.
Una vez comprendidas, debemos pasar a las siguientes.
¿ Y cuáles son las siguientes ?  se me preguntará.
Bueno, cada uno sabe, si es sincero, qué grado de compromiso tiene con lo espiritual.
Y sabe cuál es el paso que debe dar.

POR LO GENERAL, EL PASO QUE DEBEMOS DAR, ES ESE PASO QUE ESTAMOS RETRASANDO SIN SABER PORQUÉ, y que nos viene a la mente en forma reiterada e insistentemente y que vamos dejando de lado.

Y si cada uno reflexiona internamente…. Sabrá rápidamente de lo que estoy hablando.
Cuando llegamos a un “punto de tensión espiritual” el paso a seguir se nos revela automáticamente, y nos puede llevar un tiempo tomar el toro por los cuernos, pero en algún momento debemos hacerlo.
 

ROBERTO ESAINS
 

viernes, 4 de abril de 2014

El Poder de la Mente


 
SANARNOS CON LA MENTE?

¿Podemos curarnos con el poder de nuestra mente? La respuesta es sí, pero también enfermamos por el poder de la mente. Todo depende de como la usemos, de forma positiva o negativa, ya sea consciente o inconscientemente.

La mente se manifiesta a través de
los pensamientos, y estos se robustecen a través de la voluntad, la que en este caso juega un papel vital: es la que determina las ganas de hacer las cosas. Y si no tenemos ganas de mejorarnos y de cambiar hacia lo positivo nuestra conducta, es mejor que ni siquiera vayamos al doctor.

¿Podemos modificar una programación negativa? Sí, porque nuestro cerebro es como una computadora programada, su información influye sobre nuestro cuerpo físico a través de nuestro cuerpo bioplasmático de una manera notoria y palpable.

Si tenemos una programación negativa, tendremos una conducta errónea que a su vez debilita nuestra voluntad, deteriorando las ganas de mejorarnos y superarnos, aunque uno mismo crea lo contrario.

Una programación negativa consiste en imponer a nuestra conducta una actitud en contra de lo que debemos y en algunos casos queremos hacer. Es cuando fabricamos un techo a nuestras  posibilidades; es el famoso "yo no puedo," En este estado, el sujeto decide o mejor dicho programa negativamente su cerebro. -A la programación negativa siempre le acompaña el miedo y la inseguridad.

-A la programación positiva siempre le acompaña la voluntad y la confianza en sí mismo. Para empezar cualquier empresa debemos romper una inercia; por física sabemos que para mover un objeto debemos hacer una fuerza como mínimo igual a su peso. Sin embargo, cuando está en movimiento, la fuerza que se ejerce es mínima. Nuestra parte psíquica es muy similar. Lo difícil es el comienzo, cuando tenemos que romper la inercia y hacer un esfuerzo igual al peso específico de nuestra conducta errónea. Luego, tanto en cuanto cambiamos nuestra motivación, nuestro esfuerzo es menor y nuestros resultados mayores. Podemos usar distintos métodos para salir de la inercia, para que nos dé el primer empujón.
 Lo importante es comenzar, probar uno mismo los resultados, eso nos dará fuerza y voluntad para seguir. Para mi punto de vista personal y de acuerdo con mi experiencia, la relajación ofrece unas perspectivas y unas posibilidades de éxito fuera de lo común. Con la relajación, conseguiremos una tregua en la confusión total que tenemos diariamente en nuestro cuerpo, entre nuestras emociones y nuestros deseos. Dicha tregua da paso a una nueva sensación y un nuevo estado, con una conciencia clara que nos da la posibilidad de examinar objetivamente nuestras más conflictivas situaciones. Cuando empezamos a entrar en dicho estado, tenemos varias y diferentes sensaciones, algunos el cuerpo muy pesado, otros muy ligero, otros como flotando, pero en todos, los sentidos se agudizan y se transforman, por ejemplo: cuando estás en estado de relajación, más que oir un ruido lo sientes por todo el cuerpo. Profundizando más llegas a perder la noción del cuerpo, llegas a no sentirlo, y a su vez da la sensación de que nuestra mente está en contacto con todo lo que nos rodea. Pues bien, este es el momento adecuado para hacer la autosugestión. Autosugestionarnos con palabras y deseos positivos.

La autosugestión es (para que todos lo comprendan) como la propaganda de la tele, es una repetición de imagenes y palabras las cuales quedan grabadas en nuestro cerebro, y esto es el comienzo de una nueva visión, que nos conduce a una nueva y correcta conducta.
 
http://podermental111.blogspot.com.ar/2014/02/sanarnos-con-la-mente.html

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails