martes, 23 de febrero de 2010

CENTRARSE

CENTRARSE.

1.- VIVIRNOS DESDE UN CENTRO. ENCONTRAR ESE CENTRO.-

En un momento que estés tranquilo y relajado, siéntate y observa como tu mente y especialmente TUS OJOS están como pegados a todo lo que ves fuera. Observa cómo te gustan las cosas que ves a tu alrededor y constata, como muchas de las inquietudes vitales que tienes pendiente de vivir, de alguna forma, cuando las lleves a cabo, van a ocurrir en eso que llamamos el mundo exterior , ese mundo que ahora sitúas fuera de ti y que está pegado a tus ojos. Recréate por un momento en disfrutar de ese entorno cercano tuyo y reconoce esto que decimos de que tu mente está ahora pegada a ese mundo que tu llamas lo de fuera.

Observarás que sería una faena que de repente, alguien te quitara ese mundo exterior pues eso equivaldría a dejarte sin ese espacio físico o imaginario en el que supuestamente están por materializarse gran parte de tus expectativas personales y profesionales. No buscamos con este ejercicio sencillo, despertar en ti implicaciones emocionales con lo que ves. Cuanta mayor sea la claridad con la que veas que tus ojos y todo eso que está fuera, están juntos y pegados, esa claridad y objetividad de tu vivencia, será suficiente.

2.- DEJAR DE ESTAR PEGADO AL CONTÍNUO CAMBIO.

Parece lógico que estuvieras pegado con los ojos a algo que tuviera y te diera un sentido de identidad permanente. Esa permanencia, podría justificar esa forma que vivimos ahora desconectados del interior de nuestro cuerpo real y creyéndonos que ese cuerpo alternativo, el mundo exterior, puede suplirlo. ¿ Si lo de fuera está en continuo cambio, no es un espejismo el que construyamos un cuerpo fuera de nosotros, que cuando vayamos a necesitar de él, nos demos cuenta de que estábamos tratando de agarrar el aire con las manos o las nubes del cielo, que vienen y van como el viento? La respuesta que des a esta pregunta, tiene su importancia pues de ella va a depender la solidez de esa estructura que pretendes crear con tus ideas y expectativas para el futuro en ese mundo exterior siempre cambiante.

3.- DEJAR DE PENSAR. EMPEZAR A SENTIR NUESTRO PROPIO EJE.-

Vas a dar ahora, conscientemente, el siguiente paso. Nos interesa que percibas que desde el mismo momento que vas a empezar a inspirar conscientemente y comienzas a percibir cómo va entrando la respiración por los pulmones y vas notando el interior de tu cuerpo, la imaginación NO FUNCIONA.

Mientras vas metiendo aire, llevándolo abdomen abajo y reteniendo un poco el aire en la tripa, verás que de repente, LA VIVENCIA DE PENSAR SE VA CONVIRTIENDO EN UN SENTIR, EN UN SER. Ese pecho, esos pulmones que siento, esa columna que percibo a partir de que el aire de mi respiración va abriendo camino hacia abajo, va creando un eje permanente que YA PERCIBO EN MI INTERIOR y precisamente, porque su sentido de permanencia, se la DOY YO, desde mi lucidez consciente, constato que he encontrado un MASTIL permanente dentro de mí desde el que empezar a vivir lo exterior con su continuo cambio.

Resumiendo pues los dos primeros pasos :

1.- dejar de estar pegado con los ojos al exterior ,

2.- poner en funcionamiento una conciencia más amplia de mi mismo, que al soltar mi identificación con lo de fuera, implique una vivencia de SER, de SENTIR dentro de mí.

La imaginación como acabas de constatar, no funciona mientras respiras conscientemente.

 
NISARGADATA - ELTESTIGO DE LA MENTE.

Publicado por AGUSTIN FERNANDEZ DEL CASTILLO SUARDIAZ

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusto el artículo, muy bueno!! Un saludo

Graciela dijo...

Hola Anónimo, no es fácil permanecer en el centro, pero es el único lugar desde donde puedes percibir y vivir sintiendo de verdad.
Gracias !
Un Abrazo para vos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails