Archivo del blog

miércoles, 28 de abril de 2010

Dolor



Dolor- El Precio de la Libertad
Si te cierras en torno al dolor e impides que te atraviese, se quedará en ti. Por eso nuestra tendencia a resistirnos es tan contraproducente. Si no quieres el dolor, ¿por qué te cierras alrededor de él y lo conservas? ¿Crees verdaderamente que si te resistes a él desaparecerá? No es cierto. Si sueltas y dejas que la energía te atraviese, entonces se irá. Si te relajas cuando la energía surja dentro de tu corazón y te atreves a afrontarla, pasará. Cada vez que te relajas y sueltas, una parte del dolor se va para siempre. Sin embargo, cada vez que te resistes y te cierras, acumulas el dolor dentro; es como hacer un pantano en un río. Entonces estás obligado a usar la psique para crear una capa de distancia entre quien experimenta el dolor y el dolor mismo. Eso es todo el ruido que hay dentro de tu mente: un intento de evitar el dolor almacenado.
Si quieres ser libre, primero tienes que aceptar que hay dolor en tu corazón. Tú lo has almacenado allí. Y haz hecho todo lo que se te ha ocurrido para mantenerlo allí, en lo más profundo, para no volver a sentirlo. Hay una tremenda alegría, belleza, amor y paz dentro de ti. Pero están al otro lado del dolor. Al otro lado del dolor está el éxtasis. Al otro lado está la libertad. Tu verdadera grandeza se esconde al otro lado de esa capa de dolor. Tienes que estar dispuesto a aceptar el dolor para pasar al otro lado. Simplemente acepta que está allí y que vas a sentirlo. Acepta que, si te relajas, tendrá su momento ante tu conciencia y después pasará. Siempre lo hace.
A veces notarás que, cuando pasa el dolor sientes calor dentro de ti. De hecho, al relajarte en la energía del dolor es posible que sientas un tremendo calor en tu corazón. Eso es que el dolor está siendo purificado en tu corazón. Aprende a disfrutar de ese fuego. Se le llama el fuego del yoga. No parece agradable, pero aprenderás a disfrutar de él porque te está liberando. En verdad, el dolor es el precio de la libertad, y en el momento en que estés dispuesto a pagar ese precio dejarás de tener miedo. En el momento en que no tengas miedo al dolor podrás afrontar sin temor todas las situaciones de la vida.

Michael Singer
Publicado por Luis Granados González en
http://almaenlibertadmasalladetimismo.blogspot.com

4 comentarios:

Isora dijo...

Graciela, un texto muy interesante sobre el dolor. Cuando te desahogas con alguien, cuando dejas salir el dolor de tu interior, uffffffff, es un subidón lo que sientes en tu corazón, que yo no sé explicar con palabras, esa definición de calor me gustó. Ojala pudiéramos desprendernos de mucho dolor guardado tan fácilmente, alguno es más fácil dejar que se vaya, otros son más complicados.

Un abrazo.

Graciela dijo...

Gracias Linda Isora,
Es un artículo muy simple y lleno de verdad..no acumulemos dolor, busquemos el éxtasis..paguemos el peaje y ¡pasemos del otro lado!
Un abrazo!

maria dijo...

Qué artículo tan interesante y tan cierto. Es la no resistencia, el no resistirse a nada de lo que es. En resumen la aceptación... que transmuta todo en amor.
Mucho amor para tí...limpio y puro.

Graciela dijo...

Aceptación! eso es...y entrega.
Gracias Maria...siempre allí cerca.
Abrazo infinito

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails