Archivo del blog

miércoles, 28 de abril de 2010

Equilibrando emociones...

"La vida es armonía, un estado del ser en ritmo y la enfermedad es discordancia, o sea, cuando una parte del todo no vibra al unísono..." "La enfermedad no es material en su origen. Lo que nosotros conocemos como enfermedad es el último resultado producido en el cuerpo, el producto final de fuerzas profundas y duraderas, y aunque el tratamiento material sólo sea aparentemente eficaz, es un mero alivio temporal que si no se suprime la causa real..." Dr. Bach


Salud: Emociones equilibradas

Sabemos que necesitamos el equilibrio de  cuerpo, mente y espíritu para sentirnos plenos, para que nuestro "SER" no se resienta y evolucionemos satisfactoriamente.
Cómo equilibrarnos es la pregunta. El cuerpo necesita nuestra atención, es nuestro ropaje, es la "cajita orgánica" que guarda la máquina perfecta que la naturaleza nos regaló incondicionalmente, pero nosotros debemos saber que esa maquinita se debe alimentar de buenas emociones y nutrirse sanamente.  
Todo lo que se nos da incondicionalmente es para que observemos y aprendamos a cuidarlo y a amarlo responsablemente con el compromiso de evolucionar a ser una mejor persona amandonos también, y dando lo mejor de nosotros en amor y servicio a la humanidad y a la naturaleza.

En el diario vivir, no podemos recibir nada  sin demostrar agradecimiento y sin ocuparnos de "ver" para que lo recibimos y por que.  Es necesario que aceptemos y renovemos nuestro espíritu devolviendo ese mismo amor o bien recibido incrementado, no porque la naturaleza o quien nos lo haya dado lo esté esperando a cambio, sino porque además de ellos, nosotros nos beneficiamos haciéndolo, nosotros crecemos en ese "dar y recibir" y además, nos EQUILIBRAMOS.
Cuando nos relacionamos comenzamos a tejer un telar donde las emociones y sentimientos se mezclan, y esa trama de energía vibrará en  amor y emociones que sanen y nos equilibren si nos hacemos 100% responsable en tratar de que el círculo del dar y recibir no se rompa.  Debemos estar atentos a obtener ese balance porque lo que enferma a nuestro cuerpo y mente son las emociones, el desequilibrio de nuestras emociones (que se produce en mayor medida  por no fluír  correctamente el "dar y recibir"),  alteran nuestro campo energético dañando nuestra salud y nosotros somos los únicos responsables. Fuera o dentro de una relación no es culpa de nadie, es solo nuestra responsabilidad frente al resto.

Graciela
LA VIDA EN PLENITUD









3 comentarios:

Pilar Vidal Clavería dijo...

Buenos días Graciela,

vaya cambio de look!!!!!
todo y que el sonido de la campanita sigue presente....

Un fuerte abrazo

maria dijo...

Efectivamente, si no suprimes la causa, la enfermedad vuelve, aunque se manifieste de otra manera.
La enfermedad es un aviso que nos da el cuerpo, para hacernos saber que algo anda mal. Muchas veces es difícil saber que es lo que anda mal. Pero si observamos con atención siempre encontramos pistas. En nosotros está el seguirlas o el pasarlas por alto. Pienso que el equilibrio tiene que ser con uno mismo.
Un abrazo.

maria dijo...

Ah!!! y muy lindos los cambios.
Besos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails