Archivo del blog

jueves, 9 de septiembre de 2010

El mundo del sueño y el insomnio

"Crecéis en sueños y vivís vuestra vida mas rica mientras dormís.  Por ello, todos vuestros días debierais pasarlos dando gracias por lo que habéis recibido en el silencio de la noche.
En verdad es el silencio y la quietud de la noche lo que teje un velo nupcial sobre los árboles del bosque, y sobre las flores del jardín.; y luego prepara el lujoso banquete, y prepara la alcoba nupcial; y en ese santo silencio se concibe el mañana, en el útero del tiempo"  Khalil Gibrán


El mundo de los sueños pertenece al plano de lo oculto, lo misterioso y aún de lo subordinado respecto al plano de la vigilia.  El universo inconsciente al que viaja nuestro Ser en el sueño es fuente de creatividad, de inspiración, de completud.
Ambas situaciones vitales: vigilia y sueño, conciencia de día y conciencia de noche, son, como todas las polaridades, complementarias, y nos instan a una revisión del tema.
En una cultura que divide y dicotomiza la realidad y la vida en polos irreconciliables, inspira miedo y desconfianza la sombra, el inconsciente, la oscuridad. Siendo el sueño, como la meditación y la muerte, una expresión de la faceta oculta y despreciada, la idea de abandonarse a la oscuridad de la noche onírica resulta para muchos riesgosa.
El sueño nos transporta cada noche a nuestra parte oscura, y completa lo no vivido en la vigilia.
El insomne debe aprender a vivir conscientemente en el día, a aceptar e integrar su sombra, sus aspectos negados y ocultos.
Para curar el insomnio es fundamental trabajar con la sombra. El Yo consciente, alerta, razonador, debe dar paso al yo nocturno, misterioso, simbólico, irracional, en íntima unión con el alma. Así el insomne podrá vivir naturalmente la transición día-noche, y entregarse confiado a la vivencia trascendente de su yo soñante.
Así como, según lo investigó Jung, la calidad de la muerte depende de la forma en que se ha vivido, el sueño nocturno está en relación directa con la mayor o menor plenitud con que se vive cada día.

Tenemos como ayuda a las flores de Bach para armonizar nuestras emociones y lograr sumergirnos en la paz interior de la consciencia para acabar con el insomnio

White Chesnut nos ayudará a deshacernos de la excesiva y recurrente carga mental
Agrimony nos quitará la ansiedad que nos produce la adicción a fármacos dañinos. Adicción por angustias solapadas, ocultas que se manifiestan con nudo en plexo solar o garganta.
Aspen y Rock Rose calmarán nuestras pesadillas liberándonos de los miedos y pánicos que nos impiden conciliar el sueño
Mimilus dispersará nuestros miedos comunes nocturnos.
Cherry Plum nos desvirtuará el miedo que nos produce nuestra propia sombra ( en el sueño el inconsciente se libera)
Red Chestnut corrige nuestro miedo por los demás
Con vervain acomodaremos la energía mal distribuída entre el cuerpo y la mente, que se acumula en la cabeza
Holly nos ayudará a tener mas confianza, amor y entrega mejorando el funcionamiento de la glándula del timo tan unida al corazón , que se relaciona con el sueño.
Impatiens nos dará la luz necesaria para ayudar a nuestro relajamiento.
Star of Bethlehem . Ayudará a despertar de nuestros traumas pasados
Honeysuckle impedirá que sigamos viviendo con recuerdos y pensamientos recurrentes  y traumáticos del pasado.
Sweet Chestnut disminuirá nuestra angustia extrema que nos impide conciliar el sueño.

Extracto del libro: Sanarnos con Flores de Bach
de Martha Beatriz Carranza


1 comentario:

ONUBIUS dijo...

Cuando estamos "despiertos" vivimos una vida, cuando estamos "dormidos" otra, pero sabemos realmente cuando es una y no la otra...

Abrazzzusss

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails