Archivo del blog

lunes, 31 de enero de 2011

Tú eres tu Alma Gemela

El Alma Gemela
Llegamos al mundo con algún recuerdo de quienes realmente somos, y de alguna manera ese recuerdo se mantiene mientras somos niños, pero no se mantiene como algo que se pueda describir con palabras sino más bien como una sensación, una cierta visión del mundo, de niño, que hace que podamos vivir la vida en un eterno presente en donde lo único que nos importa es jugar. Y el juego es el de hoy, no hay un mañana, no hay un ayer, nuestra vida sucede al instante.
Unos años más tarde entramos en la adolescencia y la conexión que nos quedaba con quien realmente somos parece desvanecerse, y entramos en un limbo en el cual no somos ni de aquí ni de allá, añoramos la sensación de novedad de cada día que sentíamos de niños, pero no nos interesa la experiencia de ese recuerdo. Y así, la conexión con nuestro Ser se pierde finalmente en el ruido de nuestra mente que al hacerse poderosa cada vez nos identifica más y más con lo externo a nosotros.
Y así es que nace la añoranza, y al hacernos adultos y creer que lo externo nos define, esa añoranza la extrapolamos a la pareja, comenzamos la persecución de ese concepto llamado alma gemela, y ponemos en esta nuestras esperanzas de hallar la felicidad.
Pero, ¿qué es realmente el alma gemela? ¿Qué es lo que la hace la “pareja ideal”?
Resulta muy común encontrar que luego de describir a nuestra pareja ideal lo que hemos descrito es una versión mejorada de nosotros mismos, ya sea del mismo sexo o del opuesto. Pero, ¿será que el alma gemela existe fuera de nosotros? ¿No será quizá justamente por esto es que es tan difícil hallarla en otra persona? ¿O será que el destino se mofa de nosotros viendo cómo nos tropezamos y caemos?
Existe una visión distinta que puede ayudarnos, una visión coherente con lo que han dicho muchos iluminados acerca del sexo, cuando comparan a este con apenas un breve flash de dicha comparado contra lo que siente aquel que se encuentra consigo mismo.
Cuando nacemos a este mundo, lo hacemos a partir de una división de nosotros mismos (algo de esto lo mencionó Kryon alguna vez). En ese momento, comenzamos a existir simultáneamente en varias dimensiones, existo en tercera dimensión y experimento la realidad de este plano, con sus gozos y sufrimientos; pero también existo en una dimensión superior, una en la cual tengo acceso al conocimiento, un universo paralelo en el cual vivo las experiencias propias de ese plano superior.
Esa entidad que existe en un universo paralelo, en una frecuencia energética mayor, en una dimensión superior, soy yo mismo vibrando más alto. Ese es el famoso Ser del que tanto se habla, aquel que parece tan inalcanzable. Nunca nos hemos desconectado de él, no podemos, pues somos nosotros mismos, solo que no sabemos comunicarnos. Esa entidad es nuestra verdadera alma gemela, ese Ser tiene todo aquello que nos complementa, por eso cabe en la descripción que hicimos cuando describimos a nuestra alma gemela; al unirnos a ella seremos perfectos, pues todo lo que nos falta lo tendremos.
Es importante que comprendamos que ese deseo profundo de unión, el cual expresamos a través del deseo de tener pareja, en realidad es un deseo profundo de volverme a unir conmigo mismo. Esa unión en realidad es una comunicación, pues unidos siempre hemos estado, solo que no sabemos comunicarnos con nuestra alma gemela.
Continuar creyendo que el alma gemela existe en otra persona distinta a nosotros mismos lo único que refuerza es la frustración de sentirnos incompletos, y permite que la personalidad, la mente, continúe ejerciendo su dominio sobre nosotros. Tu alma gemela no existe fuera tuyo.
Todo tu camino, todo tu proceso, todo tu deseo de tener pareja, todo tu interés espiritual, siempre han tenido un único motivador: la necesidad de reunirte contigo mismo.
Al fin de cuentas, tú eres tu alma gemela.

por Lilananda ( Hna. Lila)



No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails