Archivo del blog

jueves, 11 de agosto de 2011

Discernir...percibir...optar?


Actuar con el Corazón...
Esperamos poder discernir mediante la opción. Esperamos que, eligiendo esto frente a aquello, habremos aprendido a expandir nuestro corazón y a ampliar nuestra mente, y que habiendo optado de ese modo estaremos más cerca de la perfección. Entiendo que el discernimiento es imposible por medio de la opción. Para expresarlo de otra manera: Por medio de la voluntad usted no puede discernir, no puede comprender, porque la voluntad es creada por la resistencia.
El discernimiento es sin opciones. Piense en ello. En tanto la mente esté atrapada en la opción, no puede haber percepción directa de lo verdadero, porque la opción se basa en el agrado y el desagrado, en el deseo, y todo deseo enceguece. Una acción nacida de tal deseo, de tal opción, tiene que crear conflicto, y uno sólo puede tornarse consciente de ese conflicto, no de lo que es la verdadera intuición. Cuando usted me pide que le explique qué es la verdadera intuición, le digo: Lo sabrá cuando su acción esté libre de las opciones.
Deseamos tener carácter, deseamos virtud, y para desarrollar el carácter y tener virtud, es necesario el esfuerzo. Mientras que, para mí, un hombre de carácter, un hombre de voluntad, jamás puede comprender la plena libertad de la vida, porque su carácter y su voluntad se basan en la resistencia. Por favor, si empleo la palabra equivocada, pasen por alto las palabras.
La voluntad se desarrolla mediante la discriminación. En la discriminación no hay comprensión. La discriminación crea resistencia. Siendo opción, tiene que crear resistencia, y esa resistencia da origen a la conciencia de la voluntad.
Es como embalsar un río. Hay un torbellino, un movimiento intenso, un remolino de agua. Entonces se quita el dique y el agua fluye libremente. Para mí, ese dique representa la lucha por la virtud, este constante desarrollo del carácter. Esta continua lucha por optar no es sino una resistencia nacida de la discriminación. Por eso digo: No opten; disciernan. El discernimiento no se encuentra entre dos opciones, entre esto y aquello, sino que es la libertad con respecto a ambos. Cuando usted tiene que decidir entre dos cosas, ¿qué hace? Calcula, sopesa, considera meramente los opuestos. ¿Qué ocurre, en cambio, cuando tiene que decidir algo vital, algo inmenso, que requiere toda su concentración, todo su interés? No calcula, no sopesa. Su pensamiento y sus emociones actúan en conjunto, y de ello surge un genuino discernimiento.
Esto es lo que ocurre en todos los casos cuando uno tiene que hacer algo vital. No elige, actúa de todo corazón. Eso es lo que ustedes llaman intuición. Deliberadamente, yo no uso esa palabra porque, desde mi punto de vista, ha sido muy desfigurada. Así que, en el desarrollo de la voluntad, crean ustedes más resistencia; por lo tanto, generan más discriminación y, en consecuencia, un conflicto mayor en cuanto a la opción. La lucha de ustedes es infinita, el esfuerzo es continuo.
Cuando usted actúa naturalmente, espontáneamente, fácilmente, no está ejerciendo la voluntad. Actúa desde esa plenitud, no por efecto de la voluntad. No tiene que hacer un esfuerzo, no tiene que controlar, disciplinarse, limitarse, no tiene que elegir; actúa.
Sólo cuando hay conciencia del sí mismo, del yo, la cual es resultado del conflicto, de la resistencia nacida de la discriminación, entra en acción la voluntad
Esa energía creativa, la cual es pensamiento, sentimiento, todo, la totalidad de su ser.
En tanto haya limitación de la mente y del corazón, existirán todos los otros problemas, y si está buscando una solución - cuando dice “transmutar” eso es lo que está haciendo, buscando una solución -, una salida, un escape, está limitando meramente

Jiddu Krishnamurti

4 comentarios:

Paz en unidad dijo...

Bien... si... pero podemos aplicar esa VOLUNTAD... a la SUYA... Podemos enfocar nuestra Voluntad a estar disponibles a la Acción de la Sabiduría y Espíritu. Es una Voluntad que emana de la Conciencia Espiritual.

Un abrazo... y gracias!

Carmen
www.padmakarma.es

Graciela dijo...

Hola Carmen!...Siento que me hablas de La voluntad que emana de la libertad interior, pero a través del conocimiento de uno mismo, de nuestra divinidad. "Creo" que allí no hay elecciones, no hay opciones, no hay conflicto, creo que allí hay acción con discernimiento...con el corazón.
Gracias Carmen!
Un abrazo!

El Gaucho Santillán dijo...

Sin embargo, y a pesar que he leìdo mucho a Krishnamurti, debo decir que es difìcil obrar solo con el corazòn.


Un abrazo.

Graciela dijo...

Hola Gauchito! Es cierto, es difícil, muy difícil...pero creo que de eso se trata nuestro aprendizaje, de obrar con compasión, con humildad, con amor incondicional...estamos endurecidos porque no reconocemos la divinidad que somos...
Gracias Gaucho!
Te dejo un gran Abrazo!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails