Archivo del blog

sábado, 16 de enero de 2010

MEDITA...





MEDITA...

Entre dos pensamientos hay un periodo de silencio que no está relacionado con el proceso del pensamiento. Si observas, verás que ese período de silencio, ese intervalo, no es de tiempo, y el descubrimiento de ese intervalo, la total experimentación del mismo, te libera del condicionamiento.

La meditación no es un medio para algo. Descubrir en todos los momentos de la vida cotidiana qué es verdadero y qué es falso, es meditación. La meditación no es algo por cuyo medio escapáis. Algo en lo que conseguís visiones y toda clase de grandes emociones. Mas el vigilar todos los momentos del día, ver cómo opera vuestro pensamiento, ver funcionar el mecanismo de la defensa, ver los temores, las ambiciones, las codicias y envidias, vigilar todo esto, indagarlo todo el tiempo, eso es meditación, o parte de la meditación. No tenéis que acudir a nadie para que os diga qué es meditación o para que os dé un método. Lo puedo descubrir muy sencillamente vigilándome. No me lo tiene que decir otro; lo sé. Queremos llegar muy lejos sin dar el primer paso. Y hallaréis que si dais el primer paso, ese es el último. No hay otro paso.

Jiddu Krishnamurti

Crea tu mandala...y medita



La simple contemplación de un Mandala, tanto elegido voluntariamente como al azar, puede ayudarnos a entrar en ese peculiar estado de conciencia que llamamos “meditación”.
El tener a mano unos colores y unas copias de mandalas constituye un método eficaz que ayuda a “disciplinarse”.
 No sólo a los rebeldes, indisciplinados y anárquicos, sinó a las personas en general, que pretendemos meditar, lo que más nos ayuda, llegado el momento y topada la dificultad, es tener un menú amplio, de modo que siempre hallemos el recurso apropiado, según el estado en que nos encontramos, para recuperarnos y recuperar nuestro centro: la conexión consciente con el Yo Interno y con el Universo, Nada, Uno y Todo a la vez…
A veces nos sucede que, cuanto más ansiamos relajarnos un poco o concentrarnos en algo, menos lo logramos. Son esos momentos en que, casi sin darnos cuenta, hemos llegado a un tope, un límite, al borde de...
Por alguna causa estamos sobrecargados. Lo ideal puede ser no llegar a ese punto. Pero, aún sabiéndolo, inevitablemente, a muchos, a veces, nos sucede.
Y ahí es donde los mandalas son una especie de “comodín”, casi una panacea, porque, a poco que hayamos jugado con ellos, ya nos responden. ¡Y de qué manera! ¡Es sorprendente! ...

Y aquí ...los colores ...



Blanco:  nada, pureza, iluminación, perfección.
Negro:  muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, ignorancia.
Gris:  neutralidad, sabiduría, renovación.
Rojo:  masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión.
Azul:  tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.
Amarillo:  sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad.
Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.
Rosa:  aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo.
Morado: amor al prójimo, idealismo y sabiduría.
Verde:  naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.
Violeta:  música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración.
Oro:  sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.
Plata:  capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.


2 comentarios:

Guzmán. dijo...

Jiddu Krishnamurti y las Organizaciones.

"Quizás recuerden ustedes la historia de cómo el diablo y un amigo suyo estaban paseando por la calle cuando vieron delante de ellos a un hombre que levantaba algo del suelo y, después de mirarlo, se lo guardaba en el bolsillo. El amigo preguntó al diablo:

"¿Qué recogió ese hombre?" "Recogió un trozo de la Verdad", contestó el diablo. "Ese es muy mal negocio para ti, entonces", dijo su amigo. "Oh, no, en absoluto", replicó el diablo, "voy a dejar que la organice".

Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La Verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente a lo largo de algún sendero en particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán cuan imposible es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están sólo momentáneamente descontentos. La Verdad no puede rebajarse, es más bien el individuo quien debe hacer el esfuerzo de elevarse hacia ella.

Ustedes no pueden traer la cumbre de la montaña al valle. Si quieren llegar a la cima de la montaña, tienen que atravesar el valle y trepar por las cuestas sin temor a los peligrosos precipicios. Tienen que ascender hacia la Verdad, esta no puede "descender" ni organizarse para ustedes. El interés en las ideas es sostenido principalmente por las organizaciones, pero las organizaciones sólo despiertan el interés desde afuera.


Fragmento del discurso de disolución de la La Orden de la Estrella de Oriente. (2 de Agosto de 1929)
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

Graciela dijo...

Muchas Gracias Guzmán... es muy cierto, la verdad está dentro de uno,la verdad está en el camino de tu propia experiencia y uno de tantos senderos útiles para acercarse a ella es la meditación...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails