Archivo del blog

martes, 27 de abril de 2010

Un Vagabundo...



Me contaba un Vagabundo...

Me contaba un vagabundo que por las noches se perdía en la luz de las estrellas. Eran estrellas palpitantes bajo el techo del horizonte de sus ojos. Él no reparaba en esos techos blancos encerrados entre las cuatro paredes de una ciudad, porque su techo se adornaba con la lámpara que las estrellas dibujaban en su cielo. Se cobijaba aunque el frío tatuara sus huesos, con la luz de luces del firmamento. Se mecía en la invitación flagrante del punto blanco sobre negro, dando imaginación a sus futuros sueños. Sentía en unos instantes la libertad de poder tocar las estrellas. Se sentía libre, mientras el mundo giraba por debajo de sus estrellas. Se dormía cuando su cuerpo ya no era capaz de reconocer a su alma. Cuando el sol ocultaba las luces que engendraban sus más maravillosos sueños, el ruido de la realidad le daba bofetadas de soledad e indiferencia, porque su techo se había convertido en numerosas pisadas que antes sus ojos le pisoteaban con total indiferencia. Se resguardaba bajo cualquier puente, en la esquina que acababa de dejar otro indigente, en la entrada de un metro repleto de miradas ausentes, en el silencio que descansaba al final de su voz cuando pedía o deseaba un bocado caliente, en la sonrisa de aquel niño que ajeno a sus desgracias, le sonreía en un instante. Me contaba un vagabundo que una noche al despertar el sol tapó sus sueños para siempre… pero las estrellas brillaron bajo el techo de su ausencia.

Gracias Alfredo!

Por Alfredo
www.musicayvino.com

2 comentarios:

QUEOQUINA dijo...

Graciela, que hermoso texto de "Un Vagabundo", me llega por algo muy personal, he conocido muchos indigentes que creo así se sienten, en verdad gracias y también por tus visitas llenas de calidez, recibe un amoroso abrazo.

Graciela dijo...

Gracias Queo! tu visita es mu cálida también!
Un Abrazo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails