Archivo del blog

viernes, 7 de mayo de 2010

¿Por qué caminar si puedes volar?



“Todos fuimos hechos para volar”,  “para darnos cuenta de nuestro increíble potencial como seres humanos. Pero en lugar de hacer eso, nos posamos en nuestras ramas, aferrados a las cosas que nos resultan familiares. Las posibilidades son infinitas pero, para la mayoría de nosotros, permanecen sin ser descubiertas. Nos conformamos con lo familiar, lo cómodo, lo banal. De modo que para la mayoría nuestras vidas son mediocres en lugar de ser excitantes, emocionantes y plenas”.


•“Cada uno de nosotros ha estado viendo a través de una ventana toda la vida. Manchada por las creencias e ideas adoptadas del pasado, esta superficie distorsionada crea nuestro mundo y gobierna nuestra percepción del universo. En la mayoría de los casos, nuestras ventanas están cubiertas por la mugre y el polvo de toda una vida, nublando nuestra visión, bloqueando la luz de la verdad de nuestra vista”.
•“Muchos encontramos que nuestra atención gravita en torno a lo que está mal en nuestras vidas. Es difícil que nos enfoquemos en apreciar las cosas maravillosas que tenemos; en lugar de eso, habitualmente criticamos lo que nos rodea y culpamos de nuestro descontento a lo que está afuera. Hasta cierto punto, todos experimentamos esta desilusión de nosotros mismos. Sin importar el lugar del planeta en que estemos, podemos sentir este descontento, aunque culpemos de nuestro tormento interno a nuestra ubicación o nuestras circunstancias. Puede suceder en las grandes ciudades, a pesar de las constantes distracciones de nuestro mundo automatizado y de la presencia de una creciente población en las metrópolis. Las personas mueren de depresión profunda y soledad hasta en el mismo corazón de lugares como Manhattan o Buenos Aires. Y también puede suceder en el campo, a aquellos que solamente están rodeados por el mundo natural y por las personas que aman. Dondequiera que estemos, sentimos arrepentimiento, culpa y dolor intensos como resultado de las cosas que han pasado en nuestras vidas, y anhelamos cosas que desearíamos que sucedieran. Ésta es la locura de la condición humana: la tendencia de nuestras mentes a estar siempre dando vueltas al pasado y proyectándose hacia el futuro, haciéndonos de ese modo seres miserables en el presente”.
•“Incluso cuando tenemos sueños que nos gustaría realizar, es difícil salirnos de nuestras zonas de confort. Queremos resultados, esperamos cosas buenas, incluso buscamos oportunidades, pero ¿estamos dispuestos a soltar aquello a lo que estamos acostumbrados para lograr nuestros deseos provenientes del corazón? Aquellos que buscan el cambio se permiten volar. Aquellos que se sienten inadecuados se aferran a sus ramas. ¿Cuál de ellos eres tú? Si estás aferrándote a la rama, ¿a qué te estás agarrando que te impide volar? ¿Qué es lo que no sueltas?”
 
ISHA
Desde el año 2000 Isha vive en Sudamérica, donde ha desarrollado su trayectoria como escritora y maestra. Además dirige una organización internacional dedicada a promover su trabajo por todo el mundo. Ha impartido sus enseñanzas a niños, gente de negocios, políticos y todo tipo de personas alrededor del mundo. También realiza programas especiales para personas privadas de su libertad, personas con discapacidad y ha recibido apoyo de las autoridades colombianas para enseñar a ex integrantes de la guerrilla como parte del proceso gubernamental de reintegración a la sociedad

8 comentarios:

Vida dijo...

"Ésta es la locura de la condición humana: la tendencia de nuestras mentes a estar siempre dando vueltas al pasado y proyectándose hacia el futuro, haciéndonos de ese modo seres miserables en el presente".
Cuanta verdad encierran estas palabras. Nos pasamos la vida recordando lo que ya fue y haciendo planes para lo que será, pero entretanto se nos olvida lo más importante: vivir el presente.

Muy hermosa esta entrada.

Un beso.

Isora dijo...

Qué entrada más realista la que nos regalas hoy, muchos deseamos avanzar en la vida, encontrar cosas nuevas que nos motiven, que nos hagan vibrar de emoción, pero a veces nos aferramos al pasado, o a la comodidad del día a día, y no nos permitimos a nosotros mismos conocer lo que nos espera, nos engañamos creyendo que no puede habar nada mejor, pero nos engañamos por miedo a saber qué es lo que nos espera.
Seguiremos aprendiendo a volar.

Besos encanto.

Graciela dijo...

Vivamos el presente, observemos el presente, la vida es hoy, aquí y ahora, otra cosa no existe, no hay nada mas que este momento...
Gracias Vida, gracias Isora por opinar y compartir.
Un abrazo grande

maria dijo...

Cómo me gusta todo lo que dice!. Siempre estamos con un pié aquí y el otro no se sabe donde, deseando no se sabe qué y queriendo no se qué. Y nos perdemos la vida, la hermosa vida que ya tenemos y que nos rodea por todos lados.
Aquí y ahora
Gracias Graciela.
Besos de presente.

Adriana Alba dijo...

El conformismo, muchas veces nos paraliza, otras el miedo, pero siempre digo que el presente es "atrevernos", no sabemos como serán los resultados, pero el "hacedor" se puede equivocar, pero acciona, que es mucho más sano a quedarse plantado en la vida, pensando en lo que pudo haber sido....

Excelente entrada Graciela, besos

QUEOQUINA dijo...

Tienes toda la razón Graciela, el confort es el que paraliza para bien o para mal, gracias , recibe un fuerte abrazo.

Angeles dijo...

Lo único constante en la vida es el cambio, no nos podemos aferrar a nada, esa es nuestra contradicción, pretender que algunas cosas sean permanentes cuando todo es eterno y transitorio.
Besos:)

Graciela dijo...

Maria, Adriana, Queoquina, Angeles...gracias por estar presentes con sus comentarios y bendiciones por poder ver la Luz, sabiendo que "fuimos hechos para volar".
Abrazo inmenso!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails