Archivo del blog

martes, 24 de agosto de 2010

Espejismo e Ilusión


Espejismo e ilusión
por Aart Jurriaanse

No hay una distinción clara entre espejismo e ilusión, puesto que los dos tienen relación con el engaño mental. Espejismo, sin embargo, significa el engaño en el plano astral, e ilusión se refiere a una condición similar en el plano mental.
Por consiguiente el espejismo se refiere a la condición en que la mente queda velada por los impulsos emocionales generados en los niveles astrales, impidiendo al ojo de la mente distinguir claramente la realidad. Esta condición puede fácilmente agravarse por el deseo.
La ilusión es un estado del alma. El alma, cuando utiliza la mente con espejismo como su instrumento, obtiene una imagen distorsionada del mundo fenoménico. El alma no ve con claridad debido a estas deformaciones, y sólo discierne la realidad con el paso del tiempo y la experiencia,  después de aprender a verter su luz en la mente, iluminando así al cerebro y haciendo que las ideas y las formas mentales tengan la perspectiva adecuada.
Espejismo  La mayoría de los hombres todavía viven en el plano astral o el mundo de la emoción y el espejismo. Sólo cuando el hombre conscientemente cambia su conciencia al plano mental aprende a eliminar el espejismo que lo ha tenido esclavizado durante muchas vidas, pero probablemente sólo para ser engañado de nuevo por la ilusión en el nivel superior.
Debe enseñarse a los hombres a pensar y así comprender la condición bajo la que están viviendo. Comprendiendo la naturaleza del espejismo, la mente podrá finalmente transmutarlo y disiparlo. El espejismo no puede sobrevivir a la luz de la verdad, y cuando la luz de la mente es enfocada en él, inevitablemente se marchita y desaparece.
El objetivo  debe ser mantener las emociones bajo control. Con las emociones controladas el espejismo no puede ser estimulado y entonces inevitablemente desaparece. Sin embargo, si las emociones de vez en cuando empiezan a dominar, esto no debe considerarse como un fracaso, sino solamente como una advertencia de no relajarse excesivamente y caer bajo el poder de la confianza en sí mismo. El fracaso sólo se manifiesta cuando la persona se identifica otra vez completamente con la vida astral de la que había escapado temporalmente, y vuelve a los viejos ritmos.
Para quien se esfuerza por hallar el Sendero de la Verdad, el espejismo y la ilusión son probablemente sus peores enemigos, particularmente durante las primeras etapas de su entrenamiento consciente.
Este entrenamiento libera varias energías potentes, y a quienes no saben cómo manejar estas fuerzas eficazmente, tienden a abrumarlo y crear nuevos espejismos.
El problema con el espejismo es que es muy ilusorio, teniendo en cuenta que se hace pasar sutilmente por la verdad.
Hay innumerables condiciones en la vida diaria  que favorecerán los estados de espejismo, y a este respecto es difícil de aislar a los peores. Sin embargo, puede ser de utilidad si se pone atención a algunas actitudes de la mente que  se podrá fácilmente identificar dentro de sí mismo, porque para disipar el espejismo es en primer lugar esencial reconocer su presencia:
(1) La auto-compasión: Éste es uno de los más insidiosos espejismos,  y deben hacerse todos los esfuerzos para eliminarlo. Es una fuerza engañosa que exagera y dramatiza todos los acontecimientos y condiciones, y tiende a aislar al individuo en su propio mundo, dándole la impresión de que las adversidades de la vida están específicamente dirigidas hacia él e inspiradas para hacerle daño. Básicamente debe considerarse como una forma pervertida de interés personal, que si se manifestara en alto grado ocultaría la luz del alma, conduciendo a un sentimiento de persecución y de profunda infelicidad.
(2) La crítica: ¿Hay una sola persona que pueda honestamente considerarse libre del más persistente de los espejismos, y que ha sido ya la causa de tantas relaciones desordenadas? En caso afirmativo, entonces este individuo debe estar acercándose a las etapas finales de la perfección. Al criticar a nuestro prójimo se crea una forma mental que normalmente es falsa o muy exagerada, y que adversamente rodea al individuo involucrado. La consecuencia es que el hombre nunca se ve como él realmente es; siempre obtiene una imagen distorsionada de sí mismo porque él se ve a través del falso contorno de la forma mental que está pervirtiendo la realidad de su ser. En lugar de criticar, intente proyectar pensamientos de buena voluntad y bondad, y permita que estas actitudes se conviertan en una parte automática de su comportamiento con los demás – esto no sólo supondrá un cambio total en su propia vida, sino que también resultará ser de incalculable valor para otros y contribuirá a aumentar el depósito mundial de amor y buena voluntad.
(3) La sospecha: Esa debilidad sórdida que tan a menudo socava no sólo nuestras propias vidas, sino también la de los demás. Y cuantas veces la sospecha resulta ser infundada e injustificada, pero entre tanto este veneno se extiende y es utilizado también para infectar las mentes de los demás. El efecto de tal difamación, aunque no sea expresado en palabras, nunca puede ser eliminado completamente.
(4) Aires de superioridad moral (Farisaísmo): Es un espejismo al que todos los campos del pensamiento están expuestos, pero particularmente es manifestado por las fraternidades religiosas, por los políticos, e incluso por científicos. Estos pensamientos farisaicos a menudo representan ideas anticuadas, presentadas emocionalmente como tradiciones que no permiten ser reemplazadas o sustituidas por conceptos modernos. Los defensores de esta actitud normalmente funcionan bajo el espejismo astral, que reconocen sólo su propio punto de vista estrecho y estereotipado, y son incapaces de conceder que algunas ideas cristalizadas y anticuadas del pasado deban en el futuro adaptarse o incluso reemplazarse por un pensamiento más avanzado. La única manera de disipar este espejismo es liberar la mente de todas las restricciones engendradas por las convicciones y doctrinas fosilizadas, permitiendo sólo ser dirigida por el amor y la buena voluntad como es dispuesto por el alma. Con la libertad de pensamiento que conlleva criterios sólo controlados por la humildad del hombre que reconoce sus limitaciones en lo que se refiere al todo mayor, nunca puede sostenerse el farisaísmo.
El problema es que después de algún progreso en el Sendero de la Luz, a veces se obtienen destellos de una visión clara del futuro, pero sólo son de corta duración, y poco después se es envuelto de nuevo por las brumas astrales del espejismo, eliminando la luz que durante algún tiempo lo había liberado. Esto frecuentemente conduce a un intenso dolor y auto-indignación, al ver todo de nuevo en su apariencia distorsionada, dando lugar a la frustración por su impotencia e incapacidad para penetrar la realidad velada que él sabe se encuentra más allá. Durante estos periodos de abatimiento, se debe asumir una actitud de 'aceptación'.
(5) El miedo: A pesar de su naturaleza negativa, el miedo sigue siendo uno de los elementos principales que gobiernan las actividades y relaciones humanas. El miedo es una de las características más distintivas del mundo astral, y por consiguiente también una de las más fructíferas fuentes de espejismo. Sin embargo, la sensación de miedo puede disiparse en la misma medida en que la luz de la mente trae comprensión y discriminación más profundas.
(6) La materialidad: Un espejismo por el cual todos los seres humanos desarrollados se mantienen esclavos, y la causa principal de los variados problemas económicos del mundo. A través de las eras la materialidad ha sido una de las características normales del hombre, y en la vida moderna se expresa por su esclavitud al dinero y las posesiones, y el poder que éstos proporcionan. Sólo con la liberación del alma se descubre que únicamente se necesitan esas posesiones que pueden proporcionar una vida saludable y completa en que las cualidades del alma puedan expresarse eficazmente. Se pueden adquirir y tener posesiones que excedan estas necesidades sacrificando los valores de la vida más profundos y subjetivos.
Las necesidades materiales de la vida variarán según la etapa de evolución que ha sido alcanzada por el individuo. Cada alma en su desarrollo gradual debe, durante alguna vida, experimentar los efectos de las grandes posesiones, de la opulencia y la abundancia, y los poderes y responsabilidades que se asocian con ellos, para permitirle que llegue finalmente al reconocimiento de su inutilidad, e incluso del daño que tales cosas pueden causarle cuando son usadas solamente para la satisfacción personal y egoísta, en lugar de aplicarlos al servicio de la humanidad.
Es la inconsciente identificación con el espejismo y sus efectos perturbadores lo que a veces puede agobiarnos, causando una fuerte depresión y profundos complejos de inferioridad que en casos extremos incluso pueden llevar al suicidio.

SECCIÓN DE REFERENCIA: ― Enseñanzas de la Sabiduría Eterna
(Bridges - Ancient Wisdom Revealed, Aart Jurriaanse - Bridges Publising, Germany 2001)





2 comentarios:

Ernesto. dijo...

Excelente artículo amiga mía... y de gran ayuda.

ONUBIUS dijo...

No hay nunca que cerrar la ventana ni convencernos que nada ya podemos aprender, el horizonte sigue siendo infinito por mas vueltas que le demos, aprender o intentarlo es la mejor opción para seguir mirando mas allá de nuestras propias narices y darnos cuenta que aun lo tenemos todo por descubrir...


abrazzzusss

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails