Archivo del blog

jueves, 9 de junio de 2011

Amor y desapego...


Desapego y amor
Entender la virtud del desapego nos aporta múltiples beneficios a muchos niveles, tanto a nivel de las relaciones como en conexión con las situaciones de la vida. Un desapego preciso está conectado con un estado de atención interno. Somos muy conscientes de nuestro ser espiritual, estamos estables en el auto-respeto. En este estado no hay miedo de cometer errores, ni sospechamos de los demás, ni adoptamos actitudes críticas o enjuiciadoras. Entonces automáticamente sentiremos desapego y una sintonía profunda con las escenas que la obra de la vida nos presenta. Algunos secretos que descubrimos: Si alguien no puede amarme es debido a que no estoy desapegado de su personalidad, de sus hábitos y de su naturaleza. El desapego es un espacio muy respetuoso entre mí y la otra persona, un espacio de amor y consideración que crea armonía entre nosotros. El desapego es un signo de cercanía precisa, no hay una relación de dependencia ni basada en expectativas. El desapego es esta virtud tan hermosa que fácilmente se nos escapa.
En el estado de desapego y espiritualidad generamos sentimientos puros y benevolentes hacia todos. Los sentimientos puros, que vienen de nuestro ser interno, son inclusivos y acogen a todos, no son selectivos. Los sentimientos puros, en contraposición a las emociones demasiado intensas o descontroladas, son como un riachuelo que deja un rastro de frescor y fragancia. Las emociones necesitan ser filtradas a través del conocimiento espiritual, de la misma forma que se separa el oro de la aleación que ha reducido su valor.
La cercanía con apego está basada en el egoísmo. La cercanía espiritual también mantiene una distancia respetuosa, pero no da sentimiento de distancia, ya que propicia unas relaciones livianas y llenas de armonía.
Estoy disponible y abierto, pero no me enredo ni atrapo con los demás. Me mantengo calmado internamente y así la confusión y las emociones que generan intranquilidad simplemente se desvanecen.
Amor y desapego son dos virtudes que conforman un delicado y hermoso equilibrio. Comprendiendo estas dos virtudes y cómo se complementan la una a la otra, y sobre todo, practicándolas ambas a la vez, podremos experimentar fácilmente relaciones sanas y armoniosas.
Brahma Kumaris

Esencia Floral: CHICORY
Características psicológicas:
Chicory es la flor más emocional de todas. En el estado Chicory negativo, el amor no es algo que se brinde desinteresadamente, sino que se convierte en una moneda de cambio para beneficio exclusivo y egoísta de este tipo de personalidad.
En Chicory el amor no fluye libremente hacia los demás, sino que podría hablarse de una obstrucción energética que desvía esta energía hacia adentro. Cuando esto ocurre, en lugar de olvidarnos de nosotros mismos, nuestra personalidad se centra excesivamente en sí misma. El impulso externo de comprensión y amor hacia los demás se vuelve hacia dentro exigiendo de ellos atención, comprensión. amor y fidelidad.
Para obtener todo lo que en su error Chicory codicia se estructura un complicado sistema de premio/castigo; lealtad/traición.
A la tremenda posesividad que ejercen sobre sus seres queridos hay que añadir una clara tendencia a la manipulación, cuyo grado de sutileza dependerá en gran medida de su nivel cultural e intelectual.
El ejemplo clásico de Chicory negativo está dado por la "súper madre" posesiva que todo lo controla, organizando y gobernando la vida y los sentimientos de sus hijos; alegando siempre que naturalmente lo hace "por el bien de ellos". Siempre tendrá algo que perfeccionar, proponer o censurar. Cuando la madre Chicory ve en sus hijos algún conato de rebeldía ante la opresión que ejerce, caerá en la culpabilización de ellos y en la autocompasión. Recordar que la autocompasión es uno de los mecanismos más socorridos de esta personalidad. Cuando sus hijos sean mayores es muy posible que no hayan madurado afectivamente, pero aunque lo hayan hecho, siempre habrá la posibilidad de algún grado de chantaje afectivo. Estas personalidades escuchan poco y siempre llevan la conversación a su propio interés.  Buscan simpatía y atención a través de historias de autocompasión y no es raro que aumenten sus enfermedades y que incluso se las generen para tener a los demás atados y en su caso culpabilizados. En sus relaciones de pareja y amistad son muy exigentes y posesivos. Cuando se creen desairados o contrariados, pueden responder con crueldad, rencor y venganza.
Psicológicamente se ha creído ver en el estado Chicory negativo una infancia desprovista de amor, que más adelante crea un profundo vacío anímico interior y un sentimiento de no ser querido por nadie. Este vacío determinará a su vez un reclamo permanente de dedicación, reconocimiento y compasión, dando origen a todas las manifestaciones descritas.
 El aspecto positivo de Chicory: está representado por aquellas personas con gran fuerza interior y gran capacidad de amar. Tienen además un penetrante poder de discernimiento, acompañado de una voluntad implacable, una infatigable determinación hacia la consecución de las metas que se fijan y un espíritu de justicia hacia los más débiles.
Bajo los patrones negativos Chicory, con la toma de esta flor se favorece que la gran energía maternal sea desembolsada positivamente, dándose desinteresadamente sin esperar una retribución a cambio y permitiendo el crecimiento de los demás. 
    Fuente : http://www.esenciasflorales.net

3 comentarios:

De poesia y otras cosas más dijo...

me encantó leerte, muy buenas y sanas reflexiones

Adriana Alba dijo...

Me encanta como ensemblàs la temàtica de las emociones y las flores.

Gracias por esta informaciòn tan necesaria Graciela.

abrazos.

Graciela dijo...

Bienvenida "De poesías y otras cosas"...! gracias por tu sentido comentario :)
Hola Adri! las flores están tan ensambladas con las emociones que solo observandolas te dicen todo acerca de ellas...gracias a vos Adri!,
Les dejo un abrazo!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails