Archivo del blog

viernes, 4 de junio de 2010

Emociones -entrevista a Mercé Conangla


Video :Gracias Dayana! http://lospasosdelalma.blogspot.com/
"Tu eliges que deseas reflejar a tu entorno y eso mismo recibirás"

       Qué significa exactamente "la ecología emocional"?
La Ecología Emocional o Psicoecoafectividad es el arte de transformar positivamente nuestras emociones; consiste en gestionar nuestro mundo emocional de tal forma que nuestros afectos promuevan conductas que tiendan a una mejora de nuestro equilibrio personal, nuestro desarrollo humano, así como a una adaptación más inteligente, equilibrada y plena en nuestro entorno.
Gestión ecológica de las relaciones 
Las leyes de la gestión ecológica de las relaciones, nos dan las pautas para mantener relaciones personales gratificantes basadas en el amor y la libertad. Son siete:

Þ      Ley de la autonomía: Ayúdate a ti mismo y todos te ayudarán
Þ      Ley de la prevención de dependencias: No hagas por los demás aquello que ellos pueden hacer por sí mismos
Þ      Ley del boomerang: Todo lo que haces a los demás, también te lo haces a ti mismo.
Þ      Ley del reconocimiento de la individualidad y la diferencia: No hagas a los demás aquello que quieres para ti, pueden tener gustos diferentes.
Þ      Ley de la moralidad natural: No hagas a los demás aquello que no quieres que te hagan a ti.
Þ      Ley de la autoaplicación previa: No podrás hacer ni dar a los demás aquello que no eres capaz de hacer ni darte a ti mismo.
Þ      Ley de la limpieza relacional: Tenemos la responsabilidad de hacer limpieza de las relaciones que son ficticias, insanas y que dificultan nuestro crecimiento personal.
¿Qué han buscado,  con su selección de relatos de "Aplícate el cuento"? 
Nos proponemos mover a la reflexión, a la exploración de uno mismo y, por lo tanto, a una mejora de nuestro autoconocimiento, pero principalmente pretendemos, a partir de estos relatos, inducir conductas más inteligentes, armónicas y ecológicas.
      El libro está dirigido "a todas aquellas personas que han decidido ser parte de la solución de la humanidad en vez de parte del problema". ¿En qué consiste "ser parte de la solución" y qué tipo de actitud o actitudes saboteadoras nos hacen ser "parte del problema?
Somos parte del problema cuando nos dejamos llevar por la vida en lugar de asumir nuestra responsabilidad, cuando no somos coherentes y no tomamos una posición clara sobre nosotros mismos y el mundo; cuando  contaminamos emocionalmente, cuando dirigimos nuestra energía a la destrucción adoptando estrategias basadas en la violencia.
Ser parte de la solución consiste en elegir de forma responsable un modelo humano más amoroso, más creativo, autodependiente y pacífico. Sólo así tendremos posibilidades reales de sobrevivir como especie.

  ¿Cómo podemos empezar a ser "parte de la solución"?
Asumiendo la responsabilidad que se deriva de nuestra libertad. Educando nuestra parte afectiva. Entendiendo que aunque no somos responsables de lo que sentimos si que lo somos de las conductas que de nuestras emociones se derivan. Aprendiendo que nuestras emociones y sentimientos son datos valiosos que nos informan sobre nosotros mismos, nuestras relaciones con los demás y nuestro proyecto de vida. Aprendiendo a dar nombre a lo que sentimos, a traducir bien el mensaje que cada emoción y sentimiento lleva incorporado y, a partir de ahí, a gestionar esta emoción de forma que nuestra conducta tienda a construir y a crear en lugar de a la violencia y a la destrucción.

   El poder de la imaginación. ¿Por qué consideran que en los momentos de crisis la imaginación es más importante que el conocimiento?
A veces lo que ya sabemos no nos deja ver otros aspectos de la misma realidad. La obertura mental, el ingenio, la creatividad, el pensamiento lateral y la intuición son alimentos de la imaginación que pueden dar lugar tanto a un nuevo descubrimiento como a solucionar un problema o enfrentar una crisis. La imaginación aplicada de forma creativa nos permite dar soluciones nuevas a los retos que nuestra vida nos plantea.

   En su cuento sobre la pareja ideal, el hombre elige seguir siendo un "hombre falso" y la mujer una "mujer falsa", a pesar del aburrimiento al que se condenan en unas relaciones de ficción. ¿Cómo podemos empezar a construir relaciones auténticas?
Para conseguir relaciones auténticas con otro ser humano es imprescindible empezar relacionándonos de forma auténtica con nosotros mismos. La coherencia y la autenticidad nos van a permitir construir un "yo" maduro y sólo en este caso podremos iniciar con posibilidades la construcción de un "nosotros". Cuando nos desconocemos, o cuando nos conocemos pero no nos aceptamos a nosotros mismos podemos acabar siendo aquello que creemos que va a ser apreciado por los demás. Nos traicionamos y a la vez nos condenamos a relaciones ficticias que no nos contentan a nosotros ni tampoco a nuestra pareja. Además pueden provocarnos desequilibrio y enfermedad.
 ¿Cuál es la diferencia entre "actuar" y "reaccionar"?
La reacción es un sistema de estímulo - respuesta que es instintivo y, por lo tanto, no está filtrado ni valorado por nuestra inteligencia. Si bien en ocasiones es imprescindible reaccionar - cuando peligra nuestra vida o situaciones de emergencia - en nuestras relaciones sociales es importante que nuestra conducta esté regida por nuestra inteligencia emocional, un trabajo en equipo entre nuestra razón y nuestra emoción y guiado por nuestros valores personales. Nuestra conducta tiene consecuencias en nuestras relaciones y en nuestra vida. El autocontrol emocional es necesario para no ser personas dependientes de lo que nos llegue del exterior. Nosotros decidimos quienes queremos ser y cómo queremos actuar. De no ser así seríamos como veletas a expensas del viento y de los demás. "No quiero que sean los demás quienes decidan como me he de comportar yo" - es un buen argumento.

     ¿Existe un léxico psicoafectivo? ¿Por qué es tan importante el uso de la palabra? ¿Qué podemos hacer para utilizar "las palabras justas"?
Sí, existe un léxico psicoecoafectivo o léxico sentimental que debemos educar. El uso de la "palabra justa" es importante porque constituye un medio imprescindible para conocer y comprender los sentimientos propios y ajenos. Las palabras son poderosas porque comunican y participan en la construcción de nuestra identidad. Cuando encontramos la "palabra precisa" para expresar un sentir o una experiencia emocional, cuando somos capaces de hilvanar un relato de un fragmento de vida, nos sentimos liberados puesto que dotamos de sentido nuestra experiencia vital. Darnos cuenta que sentimos es el primer paso en la gestión ecológica de las emociones, dar nombre a lo que sentimos será el paso siguiente e imprescindible.

     ¿Qué hay de libertad y qué de azar en nuestras vidas? ¿Qué podemos hacer para ser más libres y depender menos de las circunstancias?
No elegimos venir al mundo, ni nuestra familia ni determinadas situaciones que durante nuestra existencia se van a producir. Pero poco a poco vamos haciendo otras elecciones, rechazamos unos caminos y escogemos otros y en este largo proceso nos vamos modelando. En toda situación es importante preguntarnos: ¿Qué margen de maniobra tengo? ¿Lo estoy ejerciendo en la medida de lo posible?

Casi siempre tenemos cierto grado de control pero incluso que nos parezca que no es así,  Víctor Frankl decía que todo hombre puede conservar un vestigio de libertad espiritual y de independencia mental incluso en las más terribles circunstancias de tensión física y psíquica. La libertad de escoger debe ir acompañada de la libertad interior y de la responsabilidad que de ella se deriva. Debemos optar por un modelo humano más autodependiente, con capacidad crítica, más psicoecoafectivo (emocionalmente inteligente, responsable y sabio).
Explique en pocas palabras cómo podemos liberarnos de las emociones que nos esclavizan: ansiedad, celos, culpa, envidia, ira, miedo, odio, resentimiento, tristeza, vergüenza.
En primer lugar, debemos tomar conciencia de nuestras emociones desadaptativas: Recordar que estas emociones son sólo informaciones útiles que, bien gestionadas, nos van a permitir mejorar. Debemos soltarlas, expresándolas aplicando los principios de la inteligencia emocional. O podemos transformarlas canalizando la energía que originan hacia una acción que revierta en nuestra propia mejora personal o la mejora de nuestro mundo. Finalmente, necesitamos tener presente que para reencontrar la armonía es preciso dejar de centrarnos en "poseer" y dedicar mayor esfuerzo en el desarrollo de nuestra dimensión "ser" y aprender a desprendernos. Erich Fromm decía que nuestra destructividad es proporcional al nivel de colapso en la expansión de la propia vida. El crecimiento personal es, pues, la alternativa.

En el libro de "La ecología emocional" cada una de estas emociones es analizada respecto a los siguientes aspectos: como definirla, el mensaje cifrado que nos trae, síntomas de deterioro y cómo gestionar ecológicamente esta emoción. Además de lo que hemos observado en general, veremos cómo cada una de ellas tiene un tratamiento propio.

 Asimismo, resuma en pocas palabras cómo podemos desarrollar energías limpias, renovables y ecológicas?
La automotivación es la mejor fuente de energía psicoecoafectiva. Esta competencia emocional está a la disposición de todas las personas pero para llegar a ella es preciso aprender a conectar con el interior de uno mismo. La automotivación parte del conocimiento de uno mismo. Quien se desconoce no va a poder automotivarse. También pide disponer de un buen autocontrol emocional , base para poder movilizar y dirigir esta energía interna hacia la acción.  Por lo tanto podríamos señalar que autoconocimiento y autocontrol son las bases iniciales para acceder a esta energía limpia y renovable. En la Ecología emocional hablamos de algunas fuentes que alimentan esta automotivación. Incorporarlas a nuestra vida es inteligente y ecológico-
Continúa en 2° parte...
Mercé Conangla es, junto a Jaume Soler, coautora del libro "Ecología emocional",  interesante colección de narraciones cortas que sus autores definen como "cuentos para despertar", y que sale  bajo el título de "Aplícate el cuento" (Amat Editorial).




2 comentarios:

Adriana Alba dijo...

Excelente, lo leí con total concentración, y te cuento que es como si me lo hubieras dedicado...jajaja

Abrazos Graciela!

QUEOQUINA dijo...

Querida Graciela, por falta de tiempo me he perdido tan interesantes entradas que ya iré leyendo. En esta, creo que es imposible no tomar en cuenta las emociones tanto buenas como malas.
Es la luz y sombra que hay en cada uno de nosotros las cuales nos dan el discernimiento para ser.
Educar nuestras emociones es la opción. Recibe un fuerte abrazo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails